AL NACER EL DÍA (2012)

    Titulo original: Kad svane dan / When Day Breaks
    Año: 2012
    País: Serbia
    Duración: 91 min.
    Dirección: Goran Paskaljevic
    Guión: Filip David y Goran Paskaljevic.
    Música: Vlatko Stefanovski.

    Intérpretes

    Mustafa Nadarevic, Mira Banjac, Meto Jovanovski, Nada Sargin, Zafir Hadzimanov, Rade Kojadinovic, Toma Jovanovic, Olga Odanovic, Predrag Ejdus, Nebojsa Glogovac, Ana Stefanovic, Aron Balazs, Konstantin Deletic, Carni Deric, Jelena Djulvezan, Marko Jeremic, Maja Krstic, Darko Marinkovic, Ratko Miletic, Bora Nenic, Gavra Nikolic, Aleksandra Popovic, Aleksandra Sirkic, Damir Todorovic, Milan Tomic y Vlasta Velisavljevic.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial en competición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci)

    Sinopsis

    Misha Brankov (Mustafa Nadarevic) es un profesor de música jubilado que descubre sus verdaderos orígenes en circunstancias insólitas. En el solar de un antiguo campo de concentración nazi para judíos durante la Segunda Guerra Mundial aparece una caja de metal llena de documentos. La enterró allí uno de los prisioneros, Isaac Weiss (Carni Deric), en 1941. El profesor averigua que sus verdaderos padres, el matrimonio Weiss, lo entregaron a sus amigos, los Brankov, justo antes de su ingreso en el campo. Dentro de la caja se encuentra una partitura inacabada que lleva por título “Al nacer el día” y que compuso el prisionero Isaac Weiss. La búsqueda de la verdad sobre sus propios orígenes conduce a Misha al descubrimiento de una realidad poco conocida: la del “Judenlager” de Semlin, uno de los peores campos de exterminio de judíos del régimen nazi ubicado en lo que hoy es el corazón de Belgrado.

    Comentario

    El director serbio Goran Paskaljevic (“La otra América”, “El polvorín”, “Sueño de una noche de invierno”, “Honeymoons”) narra la historia de un hombre que, ya anciano, descubre sus verdaderos orígenes y pese a que ha vivido su vida con otra identidad, asume esa nueva procedencia. La película habla de crímenes que se han cometido en el pasado, pero también de los que se cometen en el momento presente. Es igualmente una historia sobre la vejez y la soledad, sobre el verdadero significado de la identidad y sobre las actitudes que existen hacia ciertas minorías étnicas que se utilizan como chivos expiatorios, como pasó con los judíos y como sucede en la actualidad con los gitanos.