ACANTILADO ROJO (2008)

    139
    Titulo original: Chi Bi / Red Cliff
    Año: 2008
    País: China
    Duración: 150 min.
    Dirección: John Woo
    Guión: John Woo, Chan Khan, Kuo Cheng y Sheng Heyu, basado en la novela de Guanzhong Luo "Romance of the Three Kingdoms".
    Música:

    Tarô Iwashiro


    Intérpretes

    Tony Leung Chiu Wai, Takeshi Kaneshiro, Wang Ning, Zhang Fengyi, Chen Chang, Zhao Wei Zhao, Hu Jun Hu, Shidou Nakamura, Lin Chi-Ling, You Yong, Hou Yong, Tong Dawei, Jia Song, Ba Sen Zha Bu, Zang Jinsheng, Zhang Shan, Wang Hui, Xie Gang, Guo Chao, He Yin, Ye Hua, Zhang Yi, Wu Qi, He Feng, Jiang Tong, Ma Jing, Ma Jingwu y Wang Qingxiang.

    Sinopsis

    China en el año 208, durante la Dinastía Han. A pesar de ser gobernada por un emperador, Han Xiandi (Wang Ning), China estaba dividida en varios estados enfrentados. El ambicioso Primer Ministro Cao Cao (Zhang Fengyi) utilizó al Emperador como títere para declarar la guerra a un reino al oeste del país, Xu, gobernado por Liu Bei (You Yong), tío del Emperador. El fin que perseguía Cao Cao era eliminar todos los reinos y convertirse en Emperador de una China unificada. Liu Bei envió a su asesor militar Zhuge Liang (Takeshi Kaneshiro) como enviado especial al Reino de Wu al sur, intentando persuadir a su soberano: Sun Quan (Chang Chen), de la necesidad de unir fuerzas. Allí conoce a Zhou Yu (Tony Leung Chiu Wai), Virrey de Wu, y se convierten en grandes amigos a pesar de la difícil alianza. Encolerizado al aprender que los dos reinos se han aliado, Cao Cao envía a un ejército de ochocientos mil soldados y dos mil barcos al sur, con la esperanza de matar dos pájaros de un solo tiro. El ejército de Cao Cao se instala en el Bosque Crow, del otro lado del río Yangtsé y de Acantilado Rojo, donde se encuentran apostados los aliados. A medida que fue escaseando la comida y ante el vasto ejército de Cao Cao que los superaba ampliamente en número, los aliados parecían estar condenados al fracaso. Zhou Yu y Zhuge Liang tuvieron que hacer uso de la sabiduría de los dos para transformar el curso de la batalla. Se sucedieron numerosas batallas de inteligencia y de fuerza, por tierra y por mar, que finalmente culminarían en la más famosa batalla de la historia China, donde fueron quemados dos mil barcos y cambió el curso de la historia de China para siempre. Esa fue la Batalla de Acantilado Rojo.

    Comentario

    Ya que ha vuelto a sus orígenes, conviene recordar que el caso de John Woo podría pasar por el del artesano que finalmente amanece artista; rodó durante años infinidad de películas, producciones asiáticas de kung fu y violencia, todas ellas trilladas, hasta que de pronto se destapó como el gran renovador del género de acción en la década de los ochenta. A partir de ahí los adeptos y los adictos le llovieron, se fue a Estados Unidos y estrenó el sabor de la imposición comercial y la mercadotecnia.Siempre limando su personal estilo, recortando metros a la historia…la cosecha americana apenas alcanzó a media docena de títulos, el más destacable “Misión Imposible 2” y, visto lo visto, aburrido y enojado, Woo hizo las maletas y volvió a rodar a China. No le ha salido redonda la jugada. Medios ha tenido, yuanes “a punta pala”, pero con “Acantilado rojo” demuestra que sigue tristemente en las mismas: de las cuatro horas y media del metraje original, jibarizadas, nos llega la mitad. Tampoco, digámoslo ya, hubiera resistido una cuerda tan larga la engorrosa epopeya que ahora plantea. Ni el aclamado Tony Leung como protagonista puede con el peso de tanta leyenda medieval. ¿Cuál es su peor defecto, entonces? Que le sombra pirotecnia, efectos, fachada… y le falta calidez, le falta alma, en definitiva. No parece estar John Woo en su mejor momento aunque, en honor a la justicia, buena parte de la inspiración se ha podido quedar entre la sala de montaje y las tijeras, así que el beneficio de la duda le ampara.