A CABALLO DE UN TIGRE

    274
    Titulo original: A cavallo della tigre
    Año: 1961
    País: Italia
    Duración: 105 min.
    Dirección: Luigi Comencini
    Guión: Luigi Comencini, Agenore Incrocci, Mario Monicelli y Furio Scarpelli.
    Música: Pugliese. Temas musicales: “Il mare”; “A cavallo della tigre”, interpretado por Nini Rosso; y “Tiriralla di N.N.”, interpretado por Nini Rosso.

    Intérpretes

    Nino Manfredi, Mario Adorf, Valeria Moriconi, Gian Maria Volonté, Raymond Bussières, Luciana Buzzanca, Ferruccio De Ceresa, Vincenzo Fortunati, Ferdinando Gerra, Franco Giacobini, Franco Morici y Serge Reggiani.

    Sinopsis

    Giacinto Rossi (Nino Manfredi) es un infeliz pobre hombre siempre a merced de cualquiera que se aproveche de él, condenado a tres años de prisión por robo. Sus tres compañeros de celda deciden fugarse de la cárcel de Civita Castellana en la que están presos y llevarse con ellos a Giacinto. Sus compañeros de fuga son Tagliabue (Mario Adorf), un brutal asesino, El Ratón (Raymond Bussières), un ladronzuelo de poca monta, y Papaleo (Gian María Volonté), un hombre que ha matado por honor. El Ratón es capturado enseguida, mientras que Papaleo es acorralado y muere por los disparos de la policía. Giacinto y Tagliabue siguen libres. Giacinto, después de muchos avatares logra localizar a su mujer Ileana (Valeria Moriconi), que, junto con sus hijos ahora, vive con otro, además de con un pariente enfermo, al que cuidan y del que obtienen el poco sustento de que disponen. Ambos le convencen de que lo mejor es que le delaten para cobrar la recompensa, ya que no tiene escapatoria, por lo que, para ayudar a la familia, Giacinto decide hacerse denunciar por su mujer.

    Comentario

    Luigi Comencini firma esta película en la época dorada de la comedia italiana, cuando el propio director era uno de los soportes básicos del género. Se trata de una comedia de fugas en torno a un infeliz ladrón condenado a tres años de cárcel compartiendo su celda con otros tres reclusos. Cuando éstos deciden fugarse, se le llevan consigo. En libertad, su único deseo es volver a ver a su mujer, pero se la encuentra viviendo con otro. Nino Manfredi da vida a este pobre perdedor que lucha por mantener una ilusión. A su lado aparecen el alemán Mario Adorf, habitual del cine italiano, Valeria Moricori, Gian María Volonté y en un breve papel, el francés Serge Reggianni.