28 DÍAS DESPUÉS

    10
    Titulo original: 28 days later
    Año: 2002
    País: Gran Bretaña - EE.UU. - Holanda
    Duración: 108 min.
    Dirección: Danny Boyle
    Guión: Alex Garland
    Música: John Murphy. Temas musicales: “East Hastings”, interpretado por Godspeed You Black Emperor; “A.M. 180”, interpretado por Grandaddy; “Whatever Will Be, Will Be”; “An Ending (Ascent)”, .interpretado por Brian Eno; “Ave Maria”; “Abide with Me”, interpretado por Perri Alleyne; “In Paradisium for Requiem”, interpretado por Dr. Richard Marlow & The Choir of The Trinity College con the London Musici; “Frosty the Snowman”; y “Season Song”, interpretado por Blue States

    Intérpretes

    Alex Palmer, Bindu De Stoppani, Jukka Hiltunen, David Schneider, Cillian Murphy, Toby Sedgwick, Naomie Harris, Noah Huntley, Christopher Dunne, Emma Hitching, Alexander Delamere, Kim McGarrity, Brendan Gleeson, Megan Burns, Brendan Gleeson, Megan Burns, Justin Hackney, Luke Mably, Stuart McQuarrie, Ricci Harnett, Leo Bill y Junior Laniyan.

    Premios

    Premio Empire al Mejor Film Británico. Premio del Cine Europeo a la Mejor Fotografía

    Sinopsis

    Al forzar un laboratorio de investigación animal un grupo de activistas de los derechos de los animales descubren encerrados a varios chimpancés encadenados delante de pantallas que muestran imágenes terriblemente violentas. Ignorando las advertencias del aterrorizado investigador que se halla presente, quien sostiene que los chimpancés están infectados, empiezan a liberar a los animales e inmediatamente son objeto de un sangriento ataque por parte de estas enfurecidas criaturas. 28 días después, Jim, un mensajero en bicicleta, se despierta de un coma en una abandonada unidad de cuidados intensivos de un hospital de Londres. Completamente desconcertado, deambula por los pasillos y pabellones en busca de otras personas y, ante la ausencia de gente, al final se encamina a las calles de la ciudad, buscando ayuda. Jim, descubre con espanto que la ciudad de Londres se ha convertido en una ciudad desierta, llena de basura y con indicios de una apresurada y caótica evacuación. Cuando cae la noche Jim encuentra refugio en una iglesia, donde descubre cuerpos humanos apilados unos encima de otros en el suelo de la capilla. Un súbito ruido le alerta de la presencia de un cura; pero sus prisas, sus ojos inyectados en sangre y sus sangrientos gritos devuelven a Jim a la calle. Más infectados como el cura, zombis, se sienten atraídos por el ruido y Jim echa a correr, sumido en el pánico y la confusión, mientras un grupo de infectados, cada vez más numeroso, corre detrás de él a través de las oscuras calles. El vagabundeo de Jim por este Londres de pesadilla le lleva a descubrir a Selena (Naomie Harris) y un joven, todavía no afectados, que le salvan y ayudan. Posteriormente, contactan con Frank (Brendan Gleeson) y Hannah (Megan Burns), padre e hija, que viven fuertemente atrincherado en un elevado piso de un rascacielos. A través de un aparato de radio convencional, sintonizan el mensaje de un grupo de supervivientes que se han organizado y atrincherado en una vieja mansión. Deciden ir en su busca, pues el piso, sin agua y con poca comida, no es el lugar idóneo para permanecer mucho tiempo. Cuando llegan a la zona donde está el grupo organizado, son atacados por varios zombis, y como consecuencia el padre de la chica es infectado y tienen que matarle. Tras contactar con el grupo, son admitidos. En la mansión, donde Selena y Hannah, son las únicas mujeres, impera el régimen militar entre los miembros. Además, descubrirán que el orden prometido no es más que una delgada película que apenas oculta la brutalidad primaria de un grupo de soldados asediados, al mismo borde de la desesperación.

    Comentario

    El escocés Danny Boyle (“Tumba abierta”, “Trainspotting”, “Una historia diferente”, “La playa”, “Millions”) prescinde de su guionista habitual John Hodge, por primera vez, y lo sustituye por el novelista Alex Garland, autor de “La playa”. El actor irlandés Cillian Murphy, hasta entonces dedicado al teatro y la televisión, debutó en cine como protagonista de “28 días después”, terror apocalíptico desencadenado por la liberación de un virus mortal durante el asalto a un laboratorio. Para filmar las desiertas calles de Londres, Boyle, filmó con tráfico normal y quitó de forma digital los coches, y para algunas escenas, contrató a profesionales del espectáculo para entretener a los conductores mientras esperaban. El filme tuvo una secuela, “28 semanas después”, que firmó el español Juan Carlos Fresnadillo con Boyle como productor.