La actriz Sacheen Littlefeather, que rechazó el Oscar en nombre de Marlon Brando por «El Padrino», ha fallecido este 2 de octubre en Novato (California) a los 75 años, unas semanas después de un acto de homenaje y disculpas de la Academia de Hollywood el pasado 17 de septiembre, donde se le ofrecieron disculpas públicas por el trato recibido en su famosa intervención en la ceremonia de los premios Oscar de 1973.

Aquella noche, acudió a la gran ceremonia de Hollywood en nombre de Marlon Brando, gran favorito para ganar el Oscar de mejor actor por su trabajo en «El padrino». Así sucedió, pero el actor no se presentó en la gala; en su lugar, Littlefeather subió al escenario vestida con atuendo tradicional Apache y rechazó la estatuilla dorada de manos de los presentadores del premio, Liv Ullmann y Roger Moore, como era el deseo de Brando.

En su lugar, tenía intención de leer un discurso crítico contra los estereotipos en la representación del pueblo nativo americano en las películas de Hollywood. Sin embargo, la Academia, consciente del plan, le prohibió expresamente leer los papeles que traía preparados, por lo que la actriz hizo una lectura posterior para la prensa y durante la gala improvisó un breve alegato que fue abucheado entre aplausos por los asistentes.

Littlefeather no solo fue duramente criticada por su intervención y señalada públicamente, sino que entre bambalinas tuvo que zafarse del ataque de un John Wayne muy enrabietado con sus palabras que, según contó después la actriz, tuvo que ser calmado por seis guardias de seguridad.

Además de las bromas con aire xenófobo que se sucedieron durante el resto de la noche, cuando Raquel Welch o Clint Eastwood salieron al escenario a presentar otros premios, la carrera de Littlefeather –que participaría en películas como «El consejero» (1973), «Nube de fuego» (1975) o «El halcón de invierno» (1975)– quedó marcada por este suceso. Casi medio siglo después, la Academia decidió organizar un acto de disculpa público.

El mes pasado, homenajeada acudió en silla de ruedas al acto de reparación celebrado en Los Ángeles, donde dio un emotivo discurso en el que reconocía que se estaba despidiendo de la vida. «Cuando yo no esté, recordad siempre que cada vez que alcéis la voz por vuestra verdad, se estarán manteniendo vivas mi voz y la de nuestros pueblos» es una frase de Sacheen Littlefeather esa noche que la Academia ha empleado en el mensaje en redes sociales comunicando su fallecimiento.