Según se ha sabido este sábado, el pasado 2 de enero falleció a los 80 años Patrick McNamara, también conocido como J. Patrick McNamara. Había sido actor dentro del cine y el teatro, y un empresario fundamental en su Nueva Orleans natal al haber fundado el Energy Theatre. “Patrick era la persona más interesante que he conocido. Nadie llevaba un abrigo de tantos colores como él”, ha dicho de él la actriz y compositora Amanda McBroom, actriz y compositora que trabajó durante años con McNamara en el Energy. La “J” que McNamara había añadido a su firma venía de su segundo nombre, y se debía a que cuando se registró en el Sindicato de Actores ya había otra persona llamada Patrick McNamara.

McNamara estudió derecho y realizó teatro experimental antes de dar el salto al cine. Lo hizo al lado de Brian De Palma, para quien intervino en «Fascinación» como debut delante de las cámaras. Corría 1976, y más tarde De Palma volvió a requerir sus servicios en 1981, de forma que el actor desempeñara un rol secundario en el thriller «Impacto». McNamara también fue un rostro recurrente en la obra de un compañero de reparto de De Palma como es Steven Spielberg, apareciendo en dos películas suyas: en 1977 fue uno de los científicos que orquestaba la reunión con los aliens en «Encuentros en la tercera fase», y en 1979 se unió al reparto de «1941»: ambiciosa epopeya paródica que supuso un severo bache de público y crítica para Spielberg.

En 1988 interpretó a un psicólogo en «Phantasma» y poco después siguio con «Las alucinantes aventuras de Bill y Ted». En la comedia de ciencia ficción encabezada por Keanu Reeves y Alex Winter encarnó al señor Preston, y volvería a hacerlo para la secuela de 1991: «El alucinante viaje de Bill y Ted». Llegados los 90 McNamara se distanció del cine para ahondar en sus actividades teatrales, tras haber aparecido en algunas series de televisión como «Dallas», «Canción triste de Hill Street», «El equipo A» o «Star Trek: La nueva generación».