El actor estadounidense Jack Kehler, cuya carrera como secundario en series y películas desde los años ochenta supera los 170 títulos, ha fallecido a los 75 años en Los Ángeles por complicaciones de leucemia. A lo largo de cuatro decenios delante de las cámaras, Kehler trabajó en películas de directores como Kathryn Bigelow, Tony Scott, David Lynch o los hermanos Coen.

Es posiblemente su papel para estos últimos en «El gran Lebowski» (1998) uno por los que será más recordado. Kehler interpretó a Marty Randall, el casero bailarín de el Nota encarnado por Jeff Bridges, a quien le pide acudir a una de sus actuaciones y le recuerda la conveniencia de que pague el alquiler porque mañana ya es día 10 del mes.

Además de participar en la famosa película de los Coen, Jack Kehler también tuvo pequeños papeles en películas como «Manhattan Sur» (Michael Cimino, 1985), «Te amaré hasta que te mate» (Lawrence Kasdan, 1990), «Le llaman Bodhi» (Kathryn Bigelow, 1991), «El último boy scout» (Tony Scott, 1991), «Grand Canyon» (Lawrence Kasdan, 1991), «Waterworld» (Kevin Reynolds, 1995), «Carretera perdida» (David Lynch, 1997), «Arma letal 4» (Richard Donner, 1998) o en «Men in Black II» (Barry Sonnenfeld, 2002), donde interpretaba al alien que había sido asesinado en su pizzería.

Kehler también tuvo una prolífica carrera en series de televisión (de «Canción triste de Hill Street» a «Con amor, Victor», pasando por «Murder One», «24» o «Mad Men»). Quizás en los últimos años su papel más relevante en la pequeña pantalla se lo dio la adaptación de «El hombre en el castillo» de Amazon Prime Video, donde interpretaba al jefe del personaje de Rupert Evans, un colaboracionista del imperio japonés.