El cineasta y guionista Miguel Ángel Díez, director de películas como «Luces de Bohemia» o series como «Los ladrones van a la oficina», ha fallecido a los 77 años de edad en Collado Villalba (Madrid) en la madrugada del pasado 21 de mayo, según han confirmado fuentes cercanas al realizador, por un ptoblema cardiaco.

Díez contaba con una carrera profesional de casi 50 años que se inició en el largometraje con la película «Pecado mortal» con Pedro Díez del Corral y Sara Lezana de protagonistas, en el año 1977, seguida un año después con «De fresa limón y menta», coescrita junto a su amigo Fernando Colomo, protagonizada por Carmen Maura y Emilio Gutiérrez Caba, además de Cecilia Roth y Kiti Mánver, una comedia generacional que apenas tuvo difusión, y que con el tiempo figura entre las más emblemáticas de la Transición española.

Pero uno de sus mayores éxitos en salas fue la película «Luces de bohemia» (1985), una adaptación de la obra de Valle-Inclán -con guión de Mario Camus- y que contó en el reparto con Fernando Fernán Gómez, Imanol Arias, Guillermo Montesinos, Francisco Rabal, Agustín González, Alfredo Mayo o Miguel Rellán entre sus protagonistas.

En la década de los 90 dio el salto a la pequeña pantalla pasando a dirigir algunos capítulos de la conocida serie «La casa de los líos», con Florinda Chico y Arturo Fernández, además de estar al frente de gran parte de los episodios de «Los ladrones van a la oficina». Entre sus últimos trabajos destaca la participación en el largometraje coral «¡Hay motivo!» del año 2004 en contra del expresidente del Gobierno José María Aznar, con un episodio titulado «Arma de destrucción mediática».

Además de dirigir largometrajes, cortometrajes y series de televisión, Díez fue guionista y adaptador de obras literarias y trabajó como segundo operador con la cineasta Pilar Miró en cintas como «Hablemos esta noche» (1982), «Gary Cooper que estás en los cielos» (1980), «La petición» (1976) o «El crimen de Cuenca» (1980).