Marc Recha ultima el rodaje de «Ruta salvaje», que ha efectuado íntegramente en la Cerdanya. Cinco semanas de rodaje de un thriller junto a Sergi López, Montse Germán y Marc Martínez como protagonistas y muchos vecinos de la comarca como actores secundarios.

Estos últimos días se ha rodado en el aeródromo de la Cerdanya, con el Cadí nevado de fondo, en medio del paisaje del Pirineo, salpicado de urbanizaciones fantasmas llenas de segundas residencias de fin de semana. La presencia magnética del Cadí proyecta una abrumadora sombra sobre el paisaje de los valles y también sobre los personajes.

«Ruta salvaje» es un inquietante thriller lleno de humanidad que busca acercarse al gran público sin alejarse del cine de autor. La película es una intrigante historia de suspense cargada de tensión hasta el emocionante estallido final. «Autor, autor… ese es su gran valor», dice Marc Martínez, hablando de Marc Recha, «y es un gusto trabajar con alguien tan independiente, tan libre, tan loco, tan auténtico». «Los rodajes con Marc Recha siempre son intensos, pero también son una aventura magnífica», añade Sergi López.

«Ruta salvaje» narra el pasado escondido de una mujer, la violencia que vivió, la pérdida de su compañero y las consecuencias de todo esto, que siguen coleando veinticinco años después: Después de más de una década trabajando de jardinera para los propietarios adinerados de las urbanizaciones lujosas de la Cerdanya, Ona está a punto de cumplir cincuenta años y quiere salir del oficio para dedicarse a pilotar una avioneta turística. Ona es una mujer fuerte, reservada, que fue piloto privado de helicóptero haciendo rescates de montaña. Hasta que un día, inesperadamente, lo dejó. Se instaló en el tranquilo valle de la Cerdanya, en el Pirineo, donde ahora vive con su hijo Sergi, un adolescente de quince años. La llegada de unos extraños que se instalan en un chalé de la urbanización cambia la vida de Ona y las personas que más ama, y ​​hace emerger el pasado más terrible.

«El clima ha sido movidito, hemos tenido días de todo. Frío, lluvia…», comenta Montse Germán. Pero los actores coinciden en que ha sido un rodaje agradable y en que se les ha hecho corto.

Y junto a estos nombres reconocidos hay muchos vecinos de la comarca como Àlex Bolet, que rueda la última secuencia del filme en el polideportivo de Bellver de Cerdanya, de donde es vecino. Él, que nunca había hecho de actor, interpreta al hijo de la protagonista y, junto a Maria Martínez, vecina de Puigcerdà, fueron escogidos en un casting. A ambos, esta experiencia les ha despertado el gusano de la interpretación.