El rodaje del segundo largometraje dirigido por David Hebrero («Dulcinea»), «Y todos arderán», se rueda entre Madrid y Ávila. Entre los atractivos del film destaca su carismático reparto compuesto por Macarena Gómez («30 monedas», «Musarañas»), Rodolfo Sancho («El misterio del tiempo», «Voces»), Ana Milán («ByAnaMilán», «Camera Café»), Rubén Ochandiano («Flores de otro mundo», «Tapas»), Germán Torres («Dulcinea», «Que Dios nos perdone»), Ella Kweku («Ismael», «La piel en llamas»), Guillermo Estrella («Biutiful», «Tres 60») y la debutante Sofía García. Además, la película cuenta con la colaboración de Fernando Cayo (Hasta el cielo, La casa de papel, El Orfanato) y la participación especial de Saturnino García («Justino, un asesino de la tercera edad», «Vampus Horror Tales»).

Hebrero nos ofrece una peculiar mezcla de drama y terror que él define como “una secuela espiritual de La semilla del diablo”, donde se puede rastrear la huella del terror italiano y el fantaterror español, así como la influencia de directores como Darío Argento, Ari Aster, Robert Eggers o Álex de la Iglesia, entre otros.

La sinopsis muestra que el mundo parece estar llegando a su fin. Ajena a este caos, María José lleva diez años viviendo una pesadilla después de que su hijo Lolo se suicidase, harto del acoso escolar que recibía, y su marido le abandonase al no ser capaz de superarlo. Lista para marcharse de este mundo, decide ir a saltar por el mismo puente por el que se tiró su hijo cuando es interrumpida por Lucía, una niña con acondroplausia. María José se apiada de la niña al ver que padece la misma discapacidad que su hijo, y decide ayudarla a buscar a sus padres. Sin embargo, poco a poco, descubrirá que Lucía no es una niña cualquiera y que ha sido enviada al pueblo con un propósito. Mientras tanto, el cura y las altas élites del castizo pueblo, se hacen eco de la llegada de Lucía y de la posible conexión entre su aparición y una serie de desgracias que no dejan de ocurrir por la zona: muertes prematuras, pérdida de cosechas y ganado y eventos inexplicables. Convencidos de que la niña es la semilla del mal que viene presagiada en una antigua leyenda del pueblo, y tras descubrir que se acerca una «Luna de Sangre», harán todo lo posible para detenerla. Además, su ex-marido volverá al pueblo que repudió junto con su nueva mujer, aparentemente como apoyo. Sin embargo, él tiene otras sospechas muy distintas sobre la identidad de Lucía. María José, cansada de la gente del pueblo, del marido que la traicionó y con ganas de vengar la muerte de su hijo, decidirá proteger y ayudar a Lucía a toda costa, sean cuales sean las consecuencias.

Según David Hebrero, «lo que me parece más bonito y ambicioso del proyecto de «Y todos arderán» es el carácter de épica del terror de la película. Es un filme a escala muy grande para lo pequeña que es la producción. Está hecha con el mismo equipo técnico que hace un año rodé un corto. Para muchos es su primer largometraje y, para otros, la primera película grande. Hay un sentimiento familiar dentro de lo loca que es la película. Está inspirada en el terror de los años sesenta y los musicales de los años cincuenta, aunque sin canciones. Es una mezcla un poco rara, pero todos queríamos hacer la película como si fuera un musical, evocar ese cine clásico, aunque sea un filme muy divertido que va del drama a lo cañero y loco del terror moderno». El director, que también firma el guion junto a Javier Kirán, añade: «Además, estamos sorprendidos del casting que hemos podido reunir para algo tan pequeño. Esto dice mucho del proyecto, del guion y de unos actores que han querido apuntarse a un filme del que no tenían ninguna referencia, porque muchos no conocían nuestro trabajo. Yo estoy contentísimo, especialmente por Macarena Gómez que, aparte de ser una de las mejores actrices de este país y un icono del terror, pienso que en esta película me está dando algo que no había visto antes en ella. Me recuerda a todas las actrices clásicas, especialmente a Audrey Hepburn, si hubiera perdido la cabeza trabajando con James Wan. Me fascina también el trabajo de Rubén Ochandiano, un intérprete tan curtido en el drama y personajes duros. que nos está dando un registro muy diferente. Destacable es la labor de German Torres, un actor con el que llevo trabajando desde los 15 ó 16 años, que interpreta un cura con un millón de secretos, o Ana Milán, que nunca ha hecho una película de terror y se ha adueñado del personaje de tal manera que lo ha convertido en algo muy suyo. Por otra parte, tenemos a la presentación de Sofía García, que es nuestra actriz protagonista junto a Macarena. Creo que lo va a reventar y va a ser la actriz del momento».

«Pienso que Y todos arderán es una película que no se ha visto», reflexiona Hebrero. «Además hay tomas largas, el aspecto visual evoca al cine de Darío Argento y se puede considerar una secuela espiritual de «La semilla del diablo» que contiene elementos de otras películas de posesiones y demonios como «Evil Dead», aunque también incluya ingredientes de ese nuevo cine de terror que practican Robert Eggers y Ari Aster. En resumidas cuentas, es una cinta muy divertida y cañera con la que se puede disfrutar si te gustan el terror italiano, el fantaterror español o Álex de la Iglesia».

El filme cuenta con Ona Isart como directora de fotografía y María Ona como directora de arte. El rodaje se extenderá durante 35 días en localizaciones de Las Rozas en Madrid y Arévalo, en Ávila.

Producido siguiendo la línea del cine independiente norteamericano con presencia en festivales internacionales de cineastas emergentes muy prometedores por Nostalgia Shop Films -con sede en Madrid y Los Ángeles- el largometraje ha contado con la colaboración de Ayuntamiento de Arévalo, Ayuntamiento de Torrelodones, Finca El Cigarral del Ángel, Welab, Aluzine, La Guadaña, Farnis, Carnicería Hermanos Gómez, Protección Civil de Arévalo, Purocuento, Fundación ALPE y Ayuntamiento de Borox.