Roberto Pérez Toledo («Seis puntos sobre Emma») ha regresado a la dirección de largometrajes con «Lugares a los que nunca hemos ido», una película íntima que propone al espectador un viaje a través de distintas formas de relacionarnos en la edad adulta. Protagonizada por Belén Fabra y Francesc Corbera, acompañados de Pepe Ocio, Verónika Moral, Emilio Buale, Ana Risueño, Sergio Torrico, Miguel Diosdado, Laura Rozalén y Andrés Picazo, presenta, a partir de un guion del propio director, cinco lugares y unos personajes enfrentados a sí mismos y a sus sueños no cumplidos.

«Lugares a los que nunca hemos ido» se inicia cuando Elena, que ha pedido cena a domicilio, descubre cuando abre la puerta, que el repartidor es Manu, el que fue su gran amor y a quien hace demasiados años que no ve. A la vez, en otro lugar de la ciudad, Javier es un director de casting a punto de poner a prueba a un actor con el que mantiene algo más que un vínculo profesional. No muy lejos de allí, Eva se dispone a ser infiel por primera vez a su marido con un compañero de trabajo. Mientras, Marian y Oliver inauguran el piso con el que se han hipotecado por treinta años. Y Carol y Orestes se conocen en una fiesta a la que acuden desconocidos dispuestos a abrazarse.

Roberto Pérez Toledo afirma que «es una película con la que avanzo en mi exploración de las relaciones y los afectos humanos, poniendo la lupa esta vez en la generación de los que ya hemos cumplido cuarenta. El denominador común de las historias que aquí cuento es que hablan sobre lo complejo de entrar de lleno en la edad adulta, sobre lo que dejamos por el camino para lograr determinadas metas, sobre todos esos lugares a los ansiábamos ir pero han terminado por no parecerse demasiado a cómo soñábamos que serían”. Y añade: «Esta película propone una experiencia en forma de viaje de expectativas, decepción, muerte y renacimiento emocional para demostrar que siempre, en cualquier momento, estamos a tiempo para volver a empezar».

El actor y productor Francesc Corbera añade: “Necesitaba reflexionar y profundizar sobre el momento vital que nos ha tocado vivir a la gente de mi generación. Creo que la película propone una experiencia reveladora, y que todos necesitamos en algún sentido mirar dentro de nosotros mismos para reconocernos en esta nueva realidad actual y así poder encontrar luz y esperanza. Lugares a los que nunca hemos ido habla de la vida, reflexiona sobre dónde estamos. ¿En qué nos hemos convertido? Y en qué nos queremos convertir realmente. Creo que se trata de una película necesaria para esta generación y que refleja ciertas insatisfacciones y dilemas existenciales. Además en el año 2021, el mundo también necesita estas preguntas”.

«Lugares a los que nunca hemos ido» es una producción de Deep Entertainment que se encuentra en postproducción