MAPA DE LOS SONIDOS DE TOKIO

    31
    Autor: ISABEL COIXET
    Editorial: TUSQUETS EDITORES. 120 PAGS.
    Estilo: Color
    Páginas: 120
    Precio: 13.50€

    Sinopsis

    La directora Isabel Coixet, a partir del guión de su película «Mapa de los sonidos de Tokio», ha escrito una novela sobre la misma historia, ofreciendo un relato vibrante e inteligentísimo de las vidas entrecruzadas de varios personajes, que habla, a la vez, de la soledad, la melancolía, la pasión y el dolor en la ciudad ultramoderna por antonomasia. En la novela se dan cita los ambientes oscuros del cineasta Wong Kar Wai y los personajes solitarios del escritor Haruki Murakami, los dos autores que más han influenciado a la directora catalana.
    La novela, como la película, como dice su autora, está hecha desde su «fascinación por la cultura japonesa contemporánea». La historia nace de una pulsión que «se me apareció» durante una visita al mercado de pescado de Tsukiji, en Tokio. En «Mapa de los sonidos de Tokio» se dan cita los ambientes oscuros de Wong Kar Wai y los personajes solitarios de Murakami, con la capital japonesa como telón de fondo.
    La novela cuenta como el suicidio de la joven Midori deja trastornado a su padre, el señor Nagara, un rico empresario japonés que no puede resignarse a la pérdida de su hija y busca ciegamente una venganza. También a David, su novio, un catalán que regenta en Tokio una tienda de vinos y que es incapaz de olvidarla. Tal vez para superar su angustia, David inicia una relación con Ryu, una chica solitaria y enigmática que aparece en su tienda y con la que empieza repitiendo los paseos y los rituales de su antigua novia, para acabar entregado a una pasión sexual desesperada. El testigo, y narrador, de esa peculiar historia de amor es un ingeniero seducido también por Ryu y obsesionado en grabar los sonidos que la envuelven en las más diversos escenarios, desde Tsujiki, la bulliciosa lonja de pescado de Tokio donde trabaja por las noches, hasta los cementerios que le gusta visitar los domingos. Tanto él como David ignoran, sin embargo, que Ryu tiene otra ocupación ocasional de la que no les habla: la de asesina a sueldo.