El largometraje «Radical», del director mexicano Christopher Zalla, ha protagonizado la primera presentación de las ocho películas iberoamericanas que compiten en Sección Oficial por la Biznaga de Oro.

Tras «Menudas piezas», la educación ha vuelto a marcar el tema predominante en las proyecciones de la tercera jornada del Festival de Málaga. Después de su paso por el Festival de Sundance, Zalla ha contado que su largometraje relata una historia conmovedora con un mensaje universal y con la que pretende remover conciencias sobre la importancia de la educación. Es la historia real de un profesor de una escuela pública ubicada en un lugar fronterizo, donde tanto los alumnos como el resto de sus habitantes carecen de esperanza en el futuro.

Está protagonizada por el actor Eugenio Derbez, que interpreta al personaje principal. Este profesor es quien descubre e impulsa el potencial de una niña superdotada que logró cumplir su sueño de estudiar ingeniería aeroespacial a pesar de que el destino que le esperaba era sobrevivir rebuscando entre la basura, como su propia familia. La película también ha contado con actores no profesionales, que fueron elegidos en el mismo pueblo donde se rodó.

«Tuvo que venir un gringo a escribir un artículo sobre Paloma en una revista de EE.UU. para que los mexicanos conocieran la historia de esta chica, que logró sacar la nota más alta de una prueba estatal”. Zalla ha revelado que Derbez le envió este artículo, del que les llamó especialmente la atención que no se mencionase nada de su profesor, quien fue la persona que contribuyó a ese sueño cumplido y que hasta se rebeló contra el sistema educativo para implementar un nuevo enfoque a la educación en las escuelas.

La historia real tuvo lugar en el municipio mexicano de Matamoros, pero no pudieron rodar allí por tratarse de un lugar peligroso. No obstante, el equipo se esforzó por encontrar una localización que fuese lo más parecida.

Zalla ha confesado que fue durante la pandemia cuando empieza a ser aún más consciente de la dificultad y la complejidad que implica la profesión de profesor. «Cuando se suspendieron las clases, los padres de repente tuvimos que ejercer de profesores y estar presentes en numerosas clases telemáticas». Ese hecho le hizo darse cuenta de que la sociedad necesita darle más valor a la labor de los docentes. Y cree que ese contexto contribuyó a que poco a poco se produzcan cada vez más películas centradas en la educación.

A pesar de estar abordada desde la esperanza, también retrata la realidad con carácter crítico y de denuncia. A lo largo de la cinta están presentes la violencia, la corrupción política, las bandas callejeras o la lucha por la supervivencia, que empuja a los niños a dejar el colegio para poder contribuir a la economía de la familia.

Su estreno tendrá lugar en cines de toda España el próximo 15 de marzo. Al respecto Zalla confía en que tenga el mismo éxito que en México donde, según ha afirmado, ha arrasado en taquilla desde la primera semana de su estreno.