En una colaboración de carácter internacional sin precedentes, representantes de asociaciones de producción audiovisual de todo el mundo, se han unido para publicar una declaración conjunta* donde se destacan los principios clave necesarios para garantizar el futuro de una industria audiovisual sostenible a través de la regulación de las plataformas de transmisión digital.

En representación de decenas de miles de empresas de la industria del cine y del audiovisual, nuestro compromiso compartido es demostrar nuestra unidad de propósito y compromiso para garantizar la independencia y viabilidad de la industria a nivel mundial, y la salvaguardia de la soberanía cultural de cada nación.

La declaración conjunta reconoce que la respuesta a los cambios producidos en la dinámica empresarial audiovisual por las plataformas es tanto un reto global como una cuestión local. Los gobiernos de todo el mundo están tomando medidas para adaptarse y establecer nuevas normativas, reconociendo los cambios en la dinámica de la industria y viendo la urgente necesidad de actuar para proteger las historias locales, el trabajo creativo y la propiedad intelectual que se genera.

Este escrito subraya la importancia cultural y económica de la narrativa local, reconociéndola como un activo estratégico nacional que debe ser valorado y protegido. El compromiso se extiende a garantizar que el público local tenga acceso a una amplia gama de historias locales de nueva creación en todas las plataformas.

Además, la declaración conjunta recalca la responsabilidad cultural mutua de las plataformas digitales que operan en los mercados locales, haciendo hincapié en la necesidad de que contribuyan de forma justa y proporcional a la creación de nuevos contenidos locales en los mercados en los que reciben ingresos.

Un elemento central de estos principios es la necesidad de contar con un sector independiente saludable, que abarque el desarrollo, la producción, la distribución y la postproducción. Se insta a los gobiernos a que aborden las deficiencias del mercado y los desequilibrios en el poder de negociación comercial, con especial énfasis en el reconocimiento del papel fundamental de las empresas audiovisuales independientes.

Lo más importante es que esta declaración conjunta insta a los gobiernos a reconocer las oportunidades de crecimiento vinculadas a la protección de la propiedad intelectual (PI). Las empresas audiovisuales independientes deben poseer y/o conservar el control de su propiedad intelectual, garantizando así su participación financiera en el éxito generado por su trabajo en plataformas, un aspecto crucial para preservar el patrimonio cultural único de una nación.

No se trata sólo de regulaciones, se trata de salvaguardar el corazón y el alma de nuestras narrativas culturales. Como frente unido, AECINE, Animation in Europe, AnimFrance, APA, APCA, APFC, APIT, AQPM, CEPI, CIMA, CMPA, Doc/it, EPC, FIPCA, FPS, IBAIA, MAPA, PATE, PIAF, PROA, PROFILM, Produzentenverband, SPA, SPADA, SPI, UPFF+, y USPA hacen un llamamiento a sus gobiernos para que tomen medidas decisivas para proteger el contenido local y su propiedad intelectual.