Tras un comienzo decepcionante, la competición del Festival de San Sebastián ha despeguado al tercer día de certamen con «Suro», ópera prima del director donostiarra Mikel Gurrea, una película que se apunta al cine «rural» del reciente cine español con una obra la inquietante, sudorosa y meditativa.

Con interpretaciones antológicas de la siempre estupenda Vicky Luego y el casi debutante Pol López, junto a un grupo de actores no profesionales. Ambos interpretes dan vida a Helena e Ivan, una pareja que se propone construir una nueva vida en una casa perdida en un bosque de alcornoques de la Cataluña profunda, pero sus diferentes puntos de vista sobre cómo vivir en la tierra emergen, desafiando su futuro como pareja. «Quiero pensar que con la película puedo generar algo en el espectador, y ese «algo» es muy amplio. Si es disconformidad, ya es algo. Lo peor me parece la indiferencia, que vea la película y que diga «no me ha generado nada». Mikel Gurrea ha añadido: «Puede que esa sea la causa de mi interés por no ofrecer respuestas, sino por sacar a relucir preguntas y reflexiones. En esta película existe una voluntad porque el espectador o la espectadora decida en qué lugar se coloca ante el conflicto entre Iván y Helena. Alguno apoyará a Helena, otras a Iván, habrá quien salte de uno a otro y otra gente verá la película desde una cierta distancia, de una manera más analítica».

En la película la incomunicación se encuentra en el fondo de la mayoría de conflictos, y los silencios, tan presente en el filme, son buena muestra de ello. Su estreno está fijado para el 2 de noviembre.