«La Periférica compañía de cómicos» tiene su sede en Morón de la Frontera, una localidad de 23.000 habitantes ubicada a una treintena de kilómetros de Sevilla, y de este colectivo teatral ha dicho Juan Mayorga, director del madrileño Teatro de La Abadía: “Es como si Kafka hubiera pasado unas noches en Morón de la Frontera”. La Periférica, que cuenta con 22 años de historia, representará del 29 de febrero al 10 de marzo en La Abadía la obra “Solo queda caer”, de Raúl Cortés, fundador de este grupo teatral, y autor y director de la obra. En la pieza, tres personajes caricaturescos, “tres desgracias humanas”, esperan impacientemente la llamada de Su Eminencia. Esto generará una serie de situaciones estrambóticas motivadas por sus ansias de poder y por la envidia corrosiva que recorre las venas de los personajes, según fuentes de la compañía. La actriz Sara Velasco ha explicado: “El público que asista a la función se encontrará con una obra muy gamberra y canalla. Una caricatura del poder y de la burocracia, llena de humor y, al tiempo, de verdades”. Cristina Mateos, otra de las intérpretes, añade: “Nosotros hacemos un teatro de personajes”.

Y Juan Mayorga incide: “Estamos ante una de las más gratas revelaciones del teatro español de los últimos tiempos. La Periférica ha sido capaz de crear, siempre en diálogo con la tradición, un teatro iberista, singular y bufonesco. “Solo queda caer” es un espectáculo canalla, lleno de humor, irreverencia y misterio”. El estreno se enmarca en un ciclo denominado “Teatro bajo la arena”, impulsado por el Teatro de La Abadía, que se centra en compañías que crean teatro desde la España vaciada. Otros dos colectivos andaluces también estrenarán en La Abadía dentro de este ciclo. Son la compañía malagueña “El espejo negro”, que trae una insólita versión de “El verdugo”, la película de Luis Berlanga. Y el grupo sevillano “La Rara”, que presentará el espectáculo “La orgía”.

La Periférica reivindica el teatro que se hace desde el pueblo “como algo necesario, porque se crea en libertad y tambalea un panorama cultural viciado”, expresan. Se inspiran en grupos como La Zaranda, o Los Goliardos, emblemático colectivo del teatro independiente español de los años 70, que tenía su sede en un local de la calle San Enrique de Madrid, donde ensayaban, y uno de sus últimos estrenos fue un colosal y crítico “Galileo Galilei”, de Bertolt Brecht, estrenado en 1979 en la desaparecida Sala Olimpia de Madrid.

La Periférica, además, creó en su día una editorial dedicada a la publicación de libros de teatro. Son de Morón de la Frontera, ya está dicho. “Aquí encontramos tiempo para abordar nuestras creaciones y desarrollar un lenguaje teatral propio”, explica Raúl Cortés, que añade: “La periferia no es solo un concepto geográfico, es un acto poético y político. Tiene la intención de romper, quebrar, la uniformización de los discursos estéticos de las grandes capitales y centros de producción”. “Solo queda caer”, obra con cierta atmósfera carnavalesca, que combina con la tragedia, está interpretada por Pablo Rodríguez, y por las ya citadas Cristina Mateos y Sara Velasco. Este grupo trabaja permanentemente para hallar “su propio lenguaje”, sin dejarse llevar por modas, totalmente ajeno a los circuitos oficiales y comerciales”. Su vanguardia e inconformismo llega al Teatro de La Abadía, que hace 29 años fundó el onubense José Luis Gómez. Kafka pernocta en Morón de la Frontera.