Tenía 51 años y una gran versatilidad que la llevó a trabajar tanto en cine como en teatro

La actriz alemana Susanne Lothar, que trabajó en varias películas del austriaco Michael Haneke, entre ellas «La cinta blanca» y «Funny Games», ha muerto este miércoles 25 de julio en Berlín a los 51 años, como consecuencia de un cáncer. Lothar, que era considerada una actriz muy versátil y que trabajó tanto en cine como en teatro, era viuda del actor Ulrich Mühe, que murió en 2007, a los 54 años, debido también a un cáncer, y con el que tuvo dos hijos. Mühe es recordado especialmente por su papel de espía de la RDA en «La vida de los otros», de Florian Henckel von Donnersmark.

En «La cinta blanca», ganadora de la Palma de Oro en Cannes en 2009, Lothar se puso en la piel de la partera que se ocupaba de la casa y los hijos del médico del pueblo, de quien además era su amante. El médico la humillaba, mientras ella lidiaba además con su pequeño hijo con retraso mental, Karli.
Asimismo, protagonizó la versión alemana de «Funny Games», de Michael Haneke, junto a su esposo, Ulrich Mühe, y actuó en «La pianista», la versión para cine del director austriaco de la novela de la premio Nobel Elfriede Jelinek. También se puso en la piel de la madre del «lector» en «El lector», de Stephen Daldry, protagonizada por Kate Winslet y basada en la novela de mismo nombre de Bernhard Schlink.
La carrera teatral de Susanne Lothar la llevó a escenarios en Colonia, Viena, Zúrich, Salzburgo y Berlín. Solía interpretar personajes sufridos, difíciles.