Según se ha conocido hoy, el actor francés Philippe Leroy falleció el pasado 1 de junio en Roma tras una larga enfermedsd. Leroy había nacido en París el 15 de octubre de 1930, Leroy-Beaulieu era heredero de una familia aristocrática con seis generaciones de soldados y embajadores a sus espaldas. Desdeñoso de su título de marqués, a los 17 años se embarcó como grumete en un barco rumbo a América, como un personaje de Joseph Conrad.

De regreso a Francia, se unió a la Legión Extranjera y fue a luchar a Indochina y Argelia, alistado como paracaidista. Regresó de África muy condecorado, pero decidió abandonar su carrera militar y buscar trabajo. Cualquiera, incluso en un circo o como navegante en barcos de alta mar.

Leroy empezó en el cine de la mano el director Jacques Becker. Impresionado por su físico delgado, el aire de alguien que había visto el peligro de cerca y conocía las armas, lo contrató en el reparto de la película «El agujero», tras la que llegarían todos sus éxitos, a las órdenes de nombres como Jean-Luc Godard, Jacques Deray, Dario Argento, Luc Besson, Alberto Lattuada y Luigi Magni. Intervino en más de ciento cincuenta películas desde 1960. Leroy vivió principalmente en Italia desde la década de 1960 y trabajó extensamente en el cine italiano, así como en su país natal.

Entre sus películas destacan «La evasión», «55 días en Pekín», «Llanto por un bandido» (a las órdenes de Carlos Saura), «El portero de noche», «Mentes brillantes», «Un hombre y una mujer: 20 años después», «Más allá del bien y del mal», «El día más corto»o «La ciudad está tranquila», entre otras.