Fue uno de los rostros del cine en TVE. El periodista Antonio Gasset Dubois ha muerto a los 75 años. Crítico de cine y periodista, desempeñó casi todo tipo de papeles en el séptimo arte, aunque fue el programa «Días de cine», que dirigió y presentó, el que le dio popularidad y le convirtió en un emblema de la crítica en España.

Sobrino segundo del filósofo José Ortega y Gasset, Antonio Gasset empezó en los informativos de TVE, siendo uno de los reporteros más famosos de «Informe semanal», donde habitualmente firmaba reportajes relacionados con la cultura y, sobre todo, con el cine, y del que llegó a ser subdirector. A la vez hacia sus pinitos en la profesión, tanto como actor en «Un, dos, tres… al escondite inglés», en 1970, o, nueve años después, en «Arrebato», ambas de Iván Zuloeta, donde en esta última también ejerció de montador. Repetiría en este rol en «Gary Cooper que estás en los cielos», dirigida por Pilar Miró, y también probaría suerte como guionista ocasional, e incluso llegó a dirigir algún cortometraje como «Los hábitos del incendiario», que protagonizó Emma Cohen.

Sin embargo, sería delante de las cámaras, analizando todo tipo de películas en Televisión Española, donde realmente se convirtió en uno de los grandes nombres de la cultura en España. Los inicios de Gasset en «Días de cine» son detrás de las cámaras como sucesor del creador y primer director del programa, César Abeytua que presentaba en 1994 Aitana Sánchez Gijón. Un año después, en 1995, asumió el doble trabajo de presentar y dirigir un programa de referencia que en apenas una semana celebrará sus 30 años en antena.

Como tantos otros, fue obligado a acogerse al ERE de RTVE, contra su voluntad, privando a los espectadores de un verdadero creador de la televisión de autor. Reconocido por la Academia de Cine con el Premio de Comunicación Alfonso Sánchez en 2011, Antonio Gasset estuvo al frente de «Días de cine» durante trece años, la mayor parte de ellos en horarios imposibles de altas horas de la madrugada con las que TVE castigaba a los cinéfilos.

Creador de inolvidables presentaciones y entradillas, he aquí una antología de ellas: «Los idiotas serán siempre idiotas, proyectemos lo que proyectemos»; «Llega el momento de la publicidad, disfrutad del cine si podéis. Si no, también tenéis la música, la literatura o incluso la historia, a no ser que queráis ser presidente del Gobierno»; «Jeunet es el director de ese engendro, película para algunos (estaban equivocados), ladrillo para otros (estábamos en lo cierto) que fue Amélie»; «Lo mejor del festival de San Sebastián, mi acompañante, aunque por desgracia esté enamorada de otro»; «Se estrena estos días la película El último samurai, protagonizada por el ex-marido de Nicole Kidman, único dato destacable de este actor llamado Tom Cruise»; «Veamos el reportaje de Mar adentro, que ha realizado mi compañero y amigo Alberto Bermejo, el único de todo el equipo al que le ha gustado la película»; «Durante la pausa publicitaria, rezaré con la esperanza de que ninguno de sus hijos se haya presentado al casting de Operación Triunfo”; «Vamos a una pausa publicitaria, que será tan corta como el sueldo del presentador»; «Llegó la pausa. Tomaos con filosofía y paciencia las pasiones futbolísticas, sexuales y políticas. Las primeras, porque se trata de un juego; las segundas, porque suelen ser efímeras; y las terceras, las políticas, porque el oscuro objeto del deseo suele ser un mentecato»; «Consejos para entretenerse durante los anuncios: “Llamar a la mujer de un amigo para pedirle sexo” o “aprovechar el tiempo en perderlo, una de las mejores maneras de aprovecharlo, muy indicada contra el estrés y la ansiedad laboral»; «Hasta el próximo programa. No sabemos ni qué día ni a qué hora nos pondrán, de modo que estén atentos».