DIRECTOR DE «LA JETÉE» Y «SIN SOL», ha sido la voz de las luchas del tercer mundo y el inventor del ensayo fílmico

El cineasta francés Chris Marker ha fallecido este domingo 29 de julio, el día que cumplía 91 años. Marker había nacido Neuilly-sur-Seine, Francia, 29 de julio de 1921. Su actividad, además de director de cine, estuvo dedicada a la fotografía y a la escritura, y se le atribuye la invención del ensayo fílmico.

Su obra —casi invariablemente documental, con la única excepción de la pieza de ciencia ficción «La Jetée»— ha sido muy influyente para sus contemporáneos.
Comenzó a trabajar en cine a comienzos de los años 50; su primer trabajo conservado es «Olympia 52», un documental sobre los Juegos Olímpicos de Invierno de Oslo 1952 que dirigió, guionó y rodó en 16 mm él mismo, con producción de Anatole Dauman. No sería hasta un año más tarde en que produciría su primer obra verdaderamente influyente, el cortometraje «Les status meurent aussi», codirigido con Alain Resnais con quién colaboró en varias ocasiones, como en «Noche y niebla», dirigida por Resnais de la que Marker fue ayudante de dirección.
Su reconocimiento internacional le llega con el cortometraje «La Jetée» (1962), que cuenta experimentos científicos sobre viajes en el tiempo en un mundo post-apocalíptico. Sirvió de inspiración entre otros a Terry Gilliam en «Doce monos».
En 1977 Marker termina de montar «Le Fond de l’air est rouge», una de sus obras más ambiciosas, en donde disecciona los movimientos sociales que surgieron en muchos países del mundo a finales de la década de 1960, además de reflexionar, una vez más, sobre las imágenes y la memoria.
En 1982, «Sin sol» («Sans soleil») supera los límites de lo que se puede llamar «documental». Se trata de un ensayo, de un montaje que une partes de documentales y de ficción con comentarios filosóficos, con, lo que genera una atmósfera onírica y de ciencia-ficción. Los principales temas son el Japón, la memoria y el viaje. El título de la película está tomado de un ciclo de canciones de Modest Mussorgsky.
Sus documentales han incidido en las luchas por la liberación de los paises del Tercer mundo, han hablado de Pekín, de Cuba, de la Siberia comunista, de la lucha contra la opresión, de Vietnam, de Bosnia o de la lucha sindical y obrera: «Le joli mai» fue una crónica moral y sociológica sobre el París de los años 60, que se puede entender como una especie de anticipo de los acontecimientos de mayo de 1968, pero cuyo tema es la percepción de la independencia de Argelia en la metrópoli y el proceso contra los generales que participaron en el intento de golpe de estado de Argel que se desarrolló en París en mayo de 1962.
Como director, a menudo se ha relacionado a Chris Marker con Andrei Tarkovsky y Akira Kurosawa, a los que filmó en sus películas.