En la competición de este sábado 9 del Festival de Cine Fantástico de Sitges, ha destacado «The Trip» («I onder dager»), película noruega de Tommy Wirkola, que se ha revelado como un consumado discúpulo de Quentin Tarantino en cuando al humor sangriento y una narrativa llena de saltos y retrocesos en el tiempo.

Protagonizada por Noomi Rapace y Aksel Hennie, se desarrolla en una de esas cabañas aisladas de los inmensos bosques noruegos que para muchas personas y familias es su segunda residencia: Para Lars y Lisa, él realizador de cine y spots publicitarios, y ella actriz sin suerte ni reconocimiento, está claron que su matrimonuo ha tenido días mejores. Un viaje a la cabaña que poseen en el bosque, aparentemente para ambos una oportudidad para comenzar desde cero, de nuevo esconde otras intenciones: Tanto ella como él se han preparado para matar al otro, y poder comenzar de nuevo en cuanto esten viudos. Pero la cosa se complica con la aparición de un amigo que iba a ser cómplica de uno de los asesinatos, de tres prófugos de una prisión que han escogido la cabaña para esconderse y, si pueden, cantajear a sus propietarios, e incluso con la llegada del inválido padre de él.

El director Tommy Wirkola revolucionó el cine de los no muertos con sus zombis nazis, dirigió la primera entrega de «Dead Snow» y dio el salto a Hollywood con «Hansel y Gretel: Cazadores de brujas» en 2013. Ahora ha regresado a Noruega y ha llamado a Noomi Rapace para protagonizar este divertido thriller lleno de humor negro cuyas principales escenas han sido aplaudidas por el público de Sitges.

En la rueda de prensa del filme con la presencia estelar de la actriz protagonista Noomi Rapace y de los guionistas Nick Ball y John Niven, han explicado que escribieron la película como una forma de divertirse y desconectar durante el confinamiento. Rapace, que ha citado a Linda Hamilton y Sigourney Weaver como dos de sus modelos referentes, ha hablado sobre su participación en dos películas incluidas en la Sección Oficial de este año, la presente y «Lamb», de Valdimar Jóhannsson: “Ha sido un gran honor interpretar estos dos personajes que son tan opuestos el uno del otro. Con «Lamb» he podido volver a mis raíces escandinavas con un personaje nada vanidoso, una mujer sumergida en un dolor profundo por una pérdida. Por el contrario, la Lisa de «The Trip» es absolutamente vanidosa y refleja de manera muy evidente el odio que siente hacia su marido. Las dos tienen algo de mí”. Y ha añadido que se unió al proyecto para pasarlo bien pero acabó en que le golpean en muchas escenas: «Aunque parezca dolorosa, me lo pasé bien», y ha añadido que las escenas se ensayaron mucho y eso lo hizo más fácil».