Adiós al padre del Salón del Cómic

M. F. AntuñaM. F. ANTUÑAGijónLunes, 6 diciembre 2021, 12:21

Tenía 82 años y un amor infinito por la cultura. Faustino Rodríguez Arbesú había nacido en Gijón en 1939 y en su ciudad murió en la noche del domingo dejando atrás una vida unida irremediablemente a la historieta. Su peripecia vital fue cómic y cine, imágenes y letras conjugadas y conjuradas para hacer realidad libros y para acercar su pasión a otros. Creador y director en 1972 del Salón del Cómic del Principado de Asturias –que nació al amparo del X Certamen Internacional del Cine para Niños de Gijón que creó Isaac del Rivero– hasta su desaparición en 2014, se despidió Rodríguez Arbesú de la vida con el pesar de que ese proyecto se quedara sin ayudas públicas para seguir adelante, con la pena de no haber podido poner en marcha en Gijón un museo del cómic cuando ni siquiera existía en Nueva York y que, –consideraba– podía haber sido un gran activo para la ciudad en lo económico y lo cultural.

Perito industrial de formación que creció con las historias de ‘Flash Gordon’ y ‘El hombre enmascarado’ que le leían sus hermanas, no tuvo su primer libro hasta los 17 años y se enamoró de la literatura a través de los ojos de su mujer. Con ella aprendió a escribir y el técnico dio paso al amante del arte. Dentro de la creación, el cómic fue su lugar favorito, siempre con permiso del cine. Y eso que en aquellos felices años 60 y 70 no era lo que es hoy: «El cómic entonces no estaba considerado, era un atraco a la cultura, estaba mal visto que leyeras tebeos», decía en una entrevista con este periódico, en la que recordaba los 42 años del Salón del Cómic –que fueron en realidad 37 ediciones, pues hubo varias suspensiones– en los que nunca fue fácil sobrevivir. Y eso que no se podía negar el carácter de pionero, porque cuando no llegó a celebrarse la edición 38 era el más veterano de España y el segundo más longevo de Europa. El catálogo de dibujantes y guionistas que viajaron a Asturias para mostrar su quehacer en sus diferentes etapas es inmenso. Entre ellos, autores de culto como Will Eisner, el creador de Brooklyn que dio a luz ‘The Spirit’, o el chileno francés Alejandro Jodorowsky, novelista, dramaturgo, poeta y ensayista, director teatral y de cine, guionista, actor, mimo… además de historietista y dibujante de cómic, que fue invitado y premiado en Gijón; Gilbert Shelton, creador del cómic ‘Freak Brothers’, o Quino, el añorado padre de Mafalda, que volvería después a Asturias para recoger su Príncipe de Asturias. Con ellos, Ibáñez, el creador de Mortadelo y Filemón, o James Lloyd, dibujante de la adaptación al cómic de ‘Los Simpsons’, por citar solo algunos nombres que desfilaron por una ciudad que concedía los Premios Haxtur.

Era en otoño cuando se celebraba el Salón y en otoño se ha ido Faustino, Tino para los suyos, que era también escritor y divulgador, crítico, guionista de historietas y que, en las páginas de este periódico dio a luz a ‘El Cómic, un medio de expresión pop’, que inauguraba un espacio dedicado a este arte en un medio impreso periódico. Fueron muchas sus publicaciones, pero la más destacada de todas ellas fue sin duda la revista ‘El Wendigo’, que se editó de forma continuada durante 38 años.

 Pese a que la salud no le acompañó en los últimos años, Rodríguez Arbesú, que atesoraba una importantísima colección de cómic, siempre estuvo activo, siempre mantuvo su pasión viva y, de hecho, en 2017 publicó ‘Winsor McCay’, un libro sobre el inventor del lenguaje visual moderno.

Publicado en El Comercio 6 diciembre 2021