La jornada del miércoles 13 ha traído a Sitges dos películas de terror en estado puro, dentro de los cánones más tradicionales: las estadounidenses «Antlers: Criatura oscura» y «Offseason». La primera está producida por Guillermo del Toro y dirigida por Scott Cooper («Corazón rebelde»). Una historia macabra situado en un pueblo de Oregón, donde aparece un cuerpo salvajemente mutilado. Al principio el sheriff atribuye el crimen a algún animal, pero su hermana, maestra de primaria, sospecha que uno de sus alumnos tiene algo que ver, tras observar los dibujos que hace. Este niño, que vive con su hermano siempre oculto y, supuestamente con su padre, resulta tener una conexión sobrenatural con una criatura ancestral.

La película, además del terror en estado puro, toca varias teclas: los abusos infantiles, las famiilias desestructuradas y la vida en un pueblo de la america profunda. El guión peetenece a Nick Antosca, que ha sido galardonado con el Premio Máquina del Tiempo en el certamen por toda su trayectoria. «Antlers» no será una película que haga historia pero seguro que los aficionados al terror van a encontrar momentos que les harán «disfrutar».

La otra película norteamericana es «Offseason» y también discurre en la América profunda: Dirigida por Mickey Keating y protagonizada por Joee Swarberg y Jocelin Donahue, se desarrolla principalmente en una isla interior de un río que permanece cerrada durante el invierno por las inclemencias meteorológicas. Tras recibir una carta en la que se le ruega que se ocupe de la tumba de su madre de inmediato, que ha sido saqueada, Marie, en compañía de su marido, viaja al pueblo en el centro de una isla donde está encerrado. Son los últimos en entrar en el lugar antes que cierren todos los puentes. Ante la extraña fauna local, la estancia de Marie se convierte cada vez más en una pesadilla.

La película tiene su principal aliciente en un poderoso universo sonoro y visual. Y con una Jocelin Donahue espectacular que, obviamente el estar en tan inhospito lugar no será la peor de sus pesadillas. El director Mickey Keating es uno de los novísimos directores independientes del terror yanqui, que dirigió su primera película con solo 21 años. Aunque con algunos fallos de guion, la película es de esas en donde todo lo peor que pudiese suceder, sucede.