«Sevillanas de Brooklyn» es el nuevo largometraje de Vicente Villanueva con el que participa en Sección Oficial fuera de concurso del Festival de Cine de Málaga. Aunque Villanueva no ha podido acudir a la presentación por encontrarse inmerso en un nuevo rodaje, tanto sus productores como el reparto han destacado el poder de la cinta para “romper estereotipos y falsos prejuicios a través de una historia real, un choque de culturas que enamora y nos hace reír a pequeños y mayores”.

La película nace de una historia real, de una familia sevillana que en momentos de crisis decide acoger en su casa a un estudiante americano de clase alta. Y a partir de aquí construyeron un guión que trasladaron a un barrio humilde de Sevilla y en el que integraron a Sergio Momo y Carolina Yuste, los dos protagonistas que, junto a Canco Rodríguez, recrean «un proceso de crecimiento personal a través de una comedia romántica y familiar que alberga muchos mensajes positivos», ha explicado el productor Nacho Lacasa.

Carolina Yuste, lo mejor del filme, se mete en la piel de Ana, una joven sevillana que está harta de su familia y del barrio tan conflictivo en el que viven. Están a punto de desahuciarlos, pero su madre termina engañando a una agencia para alojar a un estudiante afroamericano adinerado, a cambio de 700 euros mensuales. A raíz de esta situación se desencadenan situaciones esperpénticas que buscan arrancar la carcajada del espectador, pero también hacer reflexionar sobre los prejuicios que activamos injustamente ante lo desconocido.

Lacasa ha insistido en que querían retratar un proceso de reconciliación familiar como el que vive el personaje interpretado por Carolina Yuste. «Aunque se trata de una chica que comienza la película avergonzándose de su familia, al final se reconcilia con ellos gracias a una nueva situación que le remueve y le hace darse cuenta de lo realmente importante”. Al respecto Yuste ha indicado que le encanta «la trascendencia emocional» de su personaje, capaz de hacer reír y llorar al mismo tiempo. Para ella el largometraje representa «muchos temas
candentes en la actualidad desde una perspectiva entrañable y bonita”, ha expresado. Por su parte, a Sergio Momo le ha resultado muy positivo que tanto él como sus compañeros de reparto no tuvieran que «tomarse el texto del guión de forma literal. En la interpretación ha cobrado «fuerza la espontaneidad y la vitalidad» que le despertaba el personaje.

Por otro lado, Canco Rodríguez ha resaltado que en la película se habla mucho sobre “los macro racismos culturales que hay en la sociedad de forma a veces inadvertida. Por eso esta historia nos hace pensar y empatizar a través de situaciones realistas», ha considerado. Aunque hay algunas escenas que hiperbolizan lo que acontece, tanto Yuste como los productores han coincidido en que el equipo ha hilado muy fino para divertir pero sin caer en la caricatura fácil y sobrepasada. De ahí que todo el equipo haya insistido en la importancia de que los personajes estén muy bien definidos y perfilados.

Por último, los productores también han aclarado que la música ha jugado un papel importantey se han mostrado muy agradecidos a Vanesa Martín por integrar su música en la historia alcanzando un perfecto equilibrio, han manifestado tanto Odile-Antonio Báez como Nacho Lacasa.