El reconocido cineasta argentino Sebastián Borensztein, conocido por películas como «La odisea de los Giles» y antes «Un cuento chino», presentó este miércoles su primera novela, «El Ruso», de temática policial y contextualizada en Buenos Aires, París y Berlín. La novela de intriga trata sobre los nazis, el amor y el concepto del heroísmo, según contó en una charla con su buen amigo Ricardo Darín, protagonista de las dos cintas citadas.

La obra, ya disponible en todas las librerías argentinas, cuenta la vida de un joven judío dedicado al tango al que convocan para ir a trabajar a Europa en pleno auge del nazismo al comienzo de la II Guerra Mundial.

Es la vida de Alberto Rosenberg, de 35 años, que ha perdido la fe en su carrera de cantante de Tango en Buenos Aires, ningún gran estudio y ninguna estación de radio se interesan por sus propuestas. Su padre es rabino, con hijos y un suegro que lo impulsa a que se una al negocio familiar. No le interesa nada de eso y se encuentra en un momento en el que quiere abandonarlo todo. Sin embargo, la misma noche que le comunicaría a los músicos que iba a dejarlo, un cazatalentos europeo le ofrece la oportunidad de viajar con sus músicos a París para presentarse en los mejores bares y hoteles. Y de paso ganar un buen dinero para su familia. El protagonista se embarca en un viaje lleno de aventuras. El pretende cambiar el mundo, pero no será nada fácil.

«La historia muestra cómo, ante una situación excepcional, incluso el hombre más común es capaz de acciones extraordinarias», decía el cineasta sobre la sinopsis.

Sebastián Borensztein ha dirigido films como «La Odisea de los Giles» (2019), «Un Cuento Chino» (2011) y «Kóblic» (2016). Comenzó su carrera junto a su hermano Alejandro como coguionista y director del programa de su padre, Tato Bores. Entre sus múltiples galardones posee un Goya de la Academia de Cine de España por mejor película iberoamericana, el Grande Prêmio do Cinema Brasileiro de la Academia Brasilera, además, ha sido galardonado dos veces con el Premio Marco Aurelio del Festival Internacional de Cine de Roma y dos veces el Rainer Werner Fassbinder de Alemania. Incluso ha sido reconocido como uno de los mejores directores de cine de la década por la Fundación Konex y recibió el premio Argentores por su larga trayectoria. El Gobierno de Cultura de Buenos Aires le declaró «personalidad destacada».