Gerardo Vera, el que fuera director del Centro Dramático Nacional, falleció el pasado 20 de septiembre a causa de la covid19 en pleno montaje de Macbeth de William Shakespeare. Ahora su director Alfredo Sanzol, ha presentado el espectáculo a modo de homenaje a Vera “Su fallecimiento fue un shock, ha dejado un vacío difícil de llenar y nos ha legado este proyecto que no pudo acabar». La obra está en la escena del Teatro María Guerrero de Madrid hasta el 17 de de enero.

La historia de Macbeth es oscura como una pesadilla, y todos se sumergen en ella. Es viscosa y espesa como la brea y la sangre. El mundo entero está cubierto de sangre. Es material y física, fluye de los cuerpos de los asesinos, se adhiere a sus manos, a sus rostros y a sus puñales. Es la imagen del mundo ahogada en la violencia pegajosa de la sangre. Es una infección del alma, concreta, palpable, corporal y asfixiante. Toda la obra está atravesada por el estertor de un moribundo, por un miedo profundo y visceral que invade sus noches insomnes y en el que, una vez asesinado el rey Duncan, ya no cabe más que seguir matando. La mayoría de las escenas ocurren desde el siniestro anochecer hasta los pálidos reflejos de las luces del alba, en un duermevela angustioso donde Macbeth y Lady Macbeth, como dos espejos hechos añicos con sus imágenes distorsionadas, se revuelcan en la desolación. “No verá el sol el día de mañana”. En esa noche tan larga, ambos han desterrado el sueño y ya solo les quedan las pesadillas, en una somnolencia pesada como el plomo.

En su primera obra como director del CDN, Sanzol quiere con este Macbeth “Contar la historia de una mujer y un hombre que llenan el vacío con la codicia, una ambición disparada por el poder. Lo que realmente Vera quería contar era el viaje de Macbeth desde la luz a la oscuridad”

Lo han acompañado los actores Marta Poveda (Lady Macbeth) y Carlos Hipólito (Macbeth) junto al autor de la versión, José Luis Collado. Ambos actores han destacado lo emotivo que ha sido enfrentarse a este proceso tan especial sin la figura de Vera. Tanto Poveda como Hipólito afirman “enfrentarse a uno de los personajes más complejos de sus carreras”. Hipólito ha destacado la dificultad de abordar un texto clásico después de trabajar durante años en teatro contemporáneo “En este tipo de textos los personajes se mueven en otra dimensión, un personaje de Shakespeare no está triste, es la tristeza.” Parece que la ocasión merecía la pena.

Bajo las órdenes de Sanzol, el reparto completo esta compuesto por Alejandro Chaparro, Carlos Hipólito, Jorge Kent, Fran Leal, Borja Luna, Markos Marín, Marta Poveda, Álvaro Quintana, Agus Ruiz, Chema Ruiz, Mapi Sagaseta y Fernando Sainz de la Maza.