Desde el 28 de mayo al 14 de junio el público podrá disfrutar en el Museo Reina Sofía de cuatro sesiones temáticas dedicadas al reconocido autor de Glasgow, nominado al Premio Turner en 2012. El festival se inaugurará el 26 de mayo en Cineteca Madrid con el estreno en España de su último trabajo, «Patrick», junto a una conferencia performática de Fowler y el músico Jorge Socarras. Entre las 18 películas que integran el ciclo se encuentran títulos como como «Electro-Pythagoras (a portrait of Martin Bartlett)», «Mum’s Cards», «Houses (for Margaret)», «Cézanne», «To the Editor Of Amateur Photographer», «Depositions» o «All Divided Selves».

Las películas de Luke Fowler muestran las experiencias de sujetos heterodoxos a través de fragmentos audiovisuales de sus vidas y experiencias. También músico de exitosa carrera, su cine resulta un ejercicio de escucha al mismo nivel que de visionado, ya que música y sonido forman parte integral de su trabajo audiovisual. La retrospectiva tendrá lugar del 28 de mayo al 14 de junio y constará de cuatro sesiones temáticas tituladas «Creación musical», «Escuchar», «Personas, espacios, huellas» y «All divided selves». El ciclo, además, incluye el estreno en España del último trabajo de Fowler, «Patrick» que será la inauguración del festival en Cineteca Madrid el 26 de mayo a las 19.30h. Un retrato luminoso de Patrick Cowley, pionero de la música electrónica en San Francisco que murió de SIDA en 1982. La proyección de la inauguración irá acompañada de una conferencia performativa que desarrollará el clima emocional de San Francisco a finales de los 80, a cargo del músico Jorge Socarras y Luke Fowler.

Una de las descripciones más acertadas del trabajo de Fowler probablemente sea la de una forma de retrato ajena a cualquier convención. En sus películas, en la frontera entre documental, ensayo y cine experimental, muestra a sujetos heterodoxos a través de fragmentos audiovisuales de sus vidas, así como de un entorno material y paisajístico cuidadosamente rodado y editado en un rutilante 16 mm con un ritmo insuperable.

“La característica definitiva del cine de Luke Fowler tal vez sea su ritmo, ya que sonido e imagen se encuentran entrelazados y este compás emerge de la banda sonora, pero no se circunscribe a ésta. La singular concepción del montaje del artista crea patrones y pulsaciones propios, una sensación nerviosa, hipnótica e intensamente corpórea que encaja con su inquieta curiosidad por aquellos sujetos a quienes retrata. Una de las primeras frases de «Electro-Pythagoras (a Portrait of Martin Bartlett)» nos ofrece la mejor manera de describir estas combinaciones únicas y delicadas de sonidos y movimientos, de historias y sujetos: una cierta predilección por las cosas fuera de lo común”, explica el comisario artístico de Documenta Madrid James Lattimer.

Los marginados de la historia cultural o las personalidades que apenas reciben o han recibido atención son uno de los temas principales de la obra de Luke Fowler. Es el caso de la cineasta y poeta Margaret Tait (Houses [for Margaret]); el colectivo británico de fotografía, feminista y pionero Pavillion (To the Editor Of Amateur Photographer); el fundador de la antipsiquiatría, R.⁠ D. Laing (All Divided Selves); las comunidades remotas de las Tierras Altas escocesas (Depositions), los residentes invisibles de un vecindario de Glasgow (Anna, Helen, David y Lester) o incluso su propia madre (Mum’s Cards). Las películas de Fowler son retratos compasivos que generan sensaciones o estados de ánimo antes que cualquier noción de integridad o linealidad, habitando en los espacios en los que estos heterogéneos individuos pasaron sus vidas y recopilando los materiales que acumularon a lo largo del tiempo.

Su cine resulta siempre un ejercicio de escucha al mismo nivel que de visionado. Fowler, quien cuenta con una exitosa carrera en el mundo de la música, retrata con generosidad a otros músicos dentro de esta amplia galería de marginados y heterodoxos. Así ocurre con el precursor homosexual de la electrónica Martin Bartlett («Electro-Pythagoras [a Portrait of Martin Bartlett]»), el compositor y profesor de Nueva Inglaterra Christian Wolff («For Christian») y la artista sonora británica Sue Tompkins («Country Grammar [with Sue Tompkins]»). Además, los paisajes sonoros envolventes y los acompañamientos musicales que forman parte integral de la obra de Fowler se construyen mediante colaboraciones directas con artistas sonoros, compositores y sonidistas, como Lee Patterson («A Grammar For Listening – Part 1»), Éric La Casa («A Grammar For Listening – Part 2») o Toshiya Tsunoda («A Grammar For Listening – Part 3, Cézanne»).

Luke Fowler (1978) es un artista, cineasta de 16 mm y músico afincado en Glasgow. Estudió grabado en Duncan of Jordanstone College of Art and Design en Dundee. Crea collages cinematográficos que a menudo se han relacionado con el movimiento de cine libre británico de la década de 1950. Sus películas para-documentales han explorado figuras contraculturales como el psiquiatra escocés R. D. Laing, el compositor inglés Cornelius Cardew y el historiador marxista E.P. Thompson. Además de retratos de músicos y compositores, también ha realizado películas e instalaciones que abordan la naturaleza del sonido en sí mismo. Luke Fowler ha trabajado con varios colaboradores, incluidos Eric La Casa, George Clark y Peter Hutton, Mark Fell, Lee Patterson, Toshiya Tsunoda y Richard Youngs. Colaboró​​con el guitarrista Keith Rowe y el cineasta y comisario Peter Todd sobre el sonido en directo y el trabajo cinematográfico «The Room».