La Warner ha cancelado definitivamente el posible estreno de «Coyote vs. Acme», y lo peor es que había precedentes. Warner Bros. Discovery, en manos de David Zaslav desde que Discovery se fusionara con la histórica major de Hollywood, había decidido invertir la estrategia seguida durante la crisis pandémica, en tanto a concederle prioridad al streaming y las producciones destinadas a HBO Max (hoy rebrandeada en múltiples territorios como Max a secas). Zaslav resolvió que el modelo streaming no era rentable para devolverle la preponderancia a las salas de cine tradicionales, y lo que podría haber sido un cambio de opinión alentador pronto resultó ser lo contrario.

Y es que esta “estrategia global para centrarse en estrenos en salas” se salda con la defenestración de proyectos ya existentes por deducciones fiscales. «Batgirl» y «Scoob! Holiday Haunt», películas concebidas para su lanzamiento en HBO Max, vieron cancelado su estreno pese a estar terminadas. Es lo que le ha ocurrido también con «Coyote vs. Acme», película que combinaba animación y acción real que originalmente iba a estrenarse el 21 de julio de 2023. Warner cambió de idea para estrenar ese día «Barbie», con los resultados que todos conocemos, de forma que «Coyote vs. Acme» se retrasara al 9 de noviembre para un estreno estándar en salas. Pero ahora la Warner ha decidido que tenga el mismo destino que «Batgirl» y «Scoob!»

No obstante, el rechazo social a la cancelación de «Coyote vs. Acme» fue demoledora. La película, protagonizada en su ámbito live action por Will Forte y John Cena, llegó a tener pequeñas proyecciones, y corrió la voz de que su calidad era bastante considerable. Así que Warner, ante el daño que cancelar ·Coyote vs. Acme» iba a provocarle a su imagen, decidió darle una oportunidad. Lo último que supimos es que el estudio había puesto en venta la película, dándole la opción a otras empresas de estrenarla como les viniera en gana. No faltaron compradores interesados, pero según publica The Wrap el proceso ha finalizado de la peor forma posible. Nadie va a hacerse cargo de la distribución del film.

La industria estalla contra Warner por cancelar «Coyote vs ACME»: «Ojalá les caigan múltiples yunques a la cabeza». “Solo quieren dejar esto atrás”, habría dicho un ejecutivo de Warner con respecto a la directiva de Zaslav. Este 23 de febrero Warner Bros. Discovery tiene una importante convocatoria de accionistas, frente a la cual ha decidido deshacerse de una vez por todas del problema de «Coyote vs. Acme». Hasta ahora no habían faltado compradores interesados (estilo Netflix, Amazon o Paramount, estando dispuesta esta última a llevarla a cines incluso), pero Warner ha dificultado las negociaciones al exigir entre 75 y 80 millones de dólares por los derechos de la película. De la deducción fiscal prevista, el estudio se habría llevado de 35 a 40 millones.

Warner quería cargar a los compradores con gastos adicionales, que han retrasado las negociaciones hasta el punto de que el estudio prefiera seguir con el plan establecido y descartar el lanzamiento de «Coyote vs. Acme». Todo apunta a que la película, finalmente, será eliminada sin miramientos, y algo que está doliendo especialmente a la opinión pública es que pasará sin que ninguno de los grandes mandatarios de Warner la hayan visto.

Zaslav, cuyo rechazo a «Coyote vs. Acme» vendría originado por la mala recepción de «Space Jam: Nuevas leyendas» (otro híbrido de acción real con personajes de los Looney Tunes) no ha visto un minuto de metraje del film. Bill Damaschke, presidente de Warner Bros. Pictures Animation, solo ha visto un avance. Mientras que Michael De Luca y Pamela Abdy (presidentes de Warner Bros. Motion Picture Group) se han limitado a ver un montaje del director. Una vez Warner ha puesto a los compradores en una situación de “o lo tomas o lo dejas”, las posibilidades de que «Coyote vs. Acme» vea la luz algún día han desaparecido drásticamente. Al final todo indica que correrá la misma suerte que «Batgirl» y «Scoob! Holiday Haunt».