Es la segunda ocasión en la que un actor se desvincula del gafado proyecto: también dijo no Leonardo DiCaprio

Según informa The Hollywood Reporter, Christian Bale ha renunciado al papel protagonista, para el que se había comprometido hace apenas un par de semanas. Y no es el primer adiós de Bale al proyecto: el actor galés ya se había desvinculado el pasado mes de abril, coincidiendo con la salida de David Fincher como director. Meses después daba marcha atrás pero, una vez más, cambia de opinión.

De acuerdo con las fuentes que cita la publicación, «Bale, tras mucha deliberación y sentimientos encontrados, llegó a la conclusión de que no era el adecuado para el papel y decidió renunciar». Todo un shock, teniendo en cuenta las palabras de Aaron Sorkin, responsable del guión del filme, cuando confirmó el fichaje del ganador de un Oscar por «The fighter»: «Necesitábamos al mejor actor disponible dentro de un determinado rango de edad. Y ese es Christian Bale. Ni siquiera tuvo que hacer una audición… tan solo hubo una reunión».

«En esta película tiene más líneas de guión de las que tienen la mayoría de los actores en tres películas juntas. No hay ninguna escena en la que no esté, así que es un papel muy difícil… pero va a clavarlo», añadía Sorkin. Bale, al parecer no está de acuerdo.

La película sobre Steve Jobs es ya una de las producciones más gafadas de los últimos meses: La pelota queda ahora en el tejado de Sony Pictures, que suma un nuevo revés a un largo historial a la hora de intentar levantar esta película: problemas con Fincher, supuestamente por sus exigencias económicas y de control creativo, llevaron a que diera el portazo y fuera sustituido por Danny Boyle; y, en cuanto al protagonista, Leonardo DiCaprio frustró también los planes del estudio al tomarse un año sabático. Todo parecía arreglado con Bale… hasta ahora.

Con la producción aparentemente encarrilada, la semana pasada se anunciaban negociaciones con Seth Rogen, actor cómico, para transformarse en Steve Wozniak, cofundador de Apple junto a Jobs. Decisión sorprendente que ahora queda en un segundo plano ante la irrevocable necesidad de dar con un actor que reúna las condiciones necesarias para encarnar el rol protagonista. Ese actor que, para Sorkin, no era otro que Bale.

Los intentos por llevar la vida de Jobs a la gran pantalla parecen condenados a arrastrar ciertos gafes. «Jobs», protagonizada por Ashton Kutcher, que tambiçen hablaba del personaje, se estrenó sin problemas (algo que, por ahora, no puede decir este nuevo proyecto) pero se convirtió en un fiasco en toda regla en las taquillas de todo el mundo.