La colaboración de Adam McKay con Netflix no pudo dar mejores frutos. «No mires arriba» fue nominada a Mejor película, pero además arrasó entre la audiencia de la plataforma de streaming y protagonizó múltiples conversaciones, en torno a su sátira social y sus preocupaciones sobre el cambio climático. Aún así, de cara a su siguiente película, McKay solo volvió a recalar en Netflix cuando descubrió que la mayor parte de las compañías no conectaban con la historia que manejaba. El título era «Average Height, Average Build», y su argumento era tan siniestro que grandes empresas como Apple prefirieron pasar.

Así que «Average Height, Average Build» (algo así como “Peso estándar, altura estándar”) terminó siendo un proyecto de Netflix, la segunda asociación de McKay con el streamer. Y empezó a reclutar intérpretes, a un nivel de famoseo que remitía directamente a «No mires arriba». Robert Pattinson, Amy Adams, Robert Downey Jr., Forest Whitaker y Danielle Deadwyler confirmaron su participación con vistas a que la película empezara a rodarse el pasado verano. Pero claro, la huelga de actores y guionistas lo hizo imposible, y ahora The Hollywood Reporter se ha hecho eco de que la película ha sido cancelada.

Cabría pensar que se ha debido a que finalmente Netflix compartió la incomodidad de Apple y los demás estudios, y prefirió prescindir de la película. Pero, según han dicho los representantes de McKay, sin embargo, habría sido decisión voluntaria del director: el responsable de «La gran apuesta» prefiere ahora mismo hacer una película sobre el cambio climático. Le parece más urgente que «Average Height, Average Built». “Con la emergencia climática sin dejar de crecer, Adam McKay ha decidido hacer su próxima película relacionada con el clima, así que no dirigirá Average Height, Average Build”, ha sido el escueto comunicado.

De esta manera «Average Height, Average Build» queda suspendida hasta nuevo aviso, y McKay se pondrá a continuación a trabajar en su nueva película sobre el cambio climático (tema que, de un modo u otro, ya sobrevolaba «No mires arriba»). «Average Height, Average Build» giraba en torno a un asesino en serie (Robert Pattinson) que se aliaba con un lobby político (liderado por Amy Adams) de cara a influir en las leyes de EE.UU. y que fuera más fácil para él seguir matando gente. El guion de la película, según se dijo en su día, era susceptible de enfadar a todos los lados del espectro político, lo que explicaría la incomodidad de los posibles compradores. Si era realmente para tanto es algo que quizá nunca sepamos.