La industria de la animación europea se ha reunido en Barcelona para diseñar las estrategias de financiación, formación y coproducción del sector para la próxima década. El primer Congreso Europeo de Animación (Animar_BCN), celebrado el 23 y 24 de noviembre, ha reunido a representantes de 21 países de la Unión Europea para plantear recomendaciones que refuercen la capacidad creativa y exportadora de la industria.

Una industria cuyo futuro y competitividad a escala mundial pasa por el acceso a sistemas de financiación públicos y privados armonizados. Solo de este modo se podrá favorecer la colaboración entre empresas e instituciones de distintos países.

Los 70 representantes reunidos en Animar_BCN han identificado los retos de la animación en cada uno de sus territorios. La disparidad de legislaciones en Europa, la infrafinanciación de series y películas, la dificultad para retener el talento o los problemas para conservar los derechos de propiedad intelectual lastran el potencial del sector.

“El gran hito del congreso ha sido reunir por primera vez a todos los agentes del ecosistema de la animación europea”, ha afirmado Iván Agenjo, presidente de ProAnimats. “Los productores nos conocemos entre nosotros, pero necesitamos hacer pedagogía y que el resto de los agentes de la industria también estén alineados. En caso contrario, cuando una parte no funciona, todo el ecosistema se resiente”, ha añadido.

Para Edgar Garcia, director del ICEC, “el audiovisual, y más concretamente la animación, es un área estratégica para Catalunya, ya que nos permite explicarnos al mundo. Por eso es una buena noticia que Barcelona haya acogido este primer encuentro de la industria de la animación en Europa. Estamos convencidos de que se van a generar sinergias muy positivas para un sector tan innovador y talentoso como este”.

Según Pablo Conde, director de Moda, Hábitat e Industrias Culturales de ICEX, “la animación en España se encuentra en un momento dulce, con más de 50 proyectos en producción. Teniendo en cuenta las dificultades de financiar un proyecto en el sector de la animación, la colaboración entre países es esencial. Aunque nuestro país es grande a nivel europeo, es pequeño a nivel mundial, por eso desde Animation from Spain vamos a seguir apoyando firmemente los encuentros que faciliten esta colaboración”.

Principales recomendaciones de Animar_BCN

En primer lugar, Animar_BCN considera prioritario armonizar los sistemas de financiación pública de los distintos países de la Unión Europea. De esta manera se facilita la coproducción, que es indispensable en el desarrollo de obras animadas. Con este objetivo, Animar_BCN abrirá un diálogo con EFAD (la federación europea de institutos de cultura) para adaptar las diferentes legislaciones nacionales a la realidad de la animación, desde el diseño de las líneas de ayuda hasta la normativa que trata criterios de elegibilidad, territorialidad del gasto o nacionalidad.

La formación ha sido otro de los focos de atención del congreso. De cara a los próximos años, se ha planteado la necesidad de diseñar programas de formación que beneficien tanto a productores como a instituciones del sector. Estos planes deberían capacitar en la gestión de negocios audiovisuales y fomentar que otros agentes públicos y privados entiendan cómo funciona la industria de la animación.

La financiación pública también es clave para fortalecer las empresas productoras y que sean capaces de retener la propiedad intelectual de sus obras. Al reforzar la fase de desarrollo de los proyectos de animación, apoyo que no existe a nivel nacional en todos los países, se consiguen contenidos de mayor calidad que pueden generar mejores oportunidades de negocio.

En cuanto a financiación privada, Animar_BCN abrirá un diálogo para fortalecer el capital de las empresas europeas a través del fondo Media Invest de Creative Europe. El objetivo es utilizar esta herramienta para ayudar a las empresas europeas de animación a ser más competitivas en el mercado internacional.

Los expertos también han llegado a la conclusión de que la directiva europea de financiación de obras audiovisuales se está adaptando de manera dispar, y recomiendan a los diferentes estados miembros armonizar las obligaciones de inversión por parte de plataformas y canales privados en cada territorio. Además, reclaman una mayor presencia de la animación en los cupos de inversión obligatoria, siguiendo la filosofía de promoción de la diversidad cultural que transpira la norma original. El otro punto vital en la adaptación de la directiva es establecer una definición común de “productora independiente” para proteger la propiedad intelectual de sus obras y asegurarse de que el receptor de la obligación es efectivamente una empresa radicada en territorio comunitario.

Por último, Animar_BCN pide racionalizar los fondos de financiación para concentrar los recursos en aquellos contenidos con un mayor potencial de mercado y maximizar así el impacto y el retorno en la economía.

Los organizadores de Animar_BCN compartirán estas recomendaciones con todas las asociaciones europeas de animación para que las puedan promover en sus territorios. Dentro de un año, en la próxima edición de Animar_BCN, los expertos valorarán el estado de estas recomendaciones y sus primeros resultados.