El director, escritor y guionista Nick Antosca, creador de universos fantásticos terroríficos como los de la serie «Channel Zero», que lo puso en el punto de mira, y autor de novelas escalofriantes como «Picnic a la luz de la luna». Antosca ha desembarcado en Sitges para recibir el premio Máquina del Tiempo y defender «Antlers, Criatura oscura», película de Scott Cooper donde ejerce de guionista. El mismo galardón se le ha entregado también a Alice Krige, actriz reconocida por su debut en «Carros de fuego» de Hugh Hudson en 1981 y por dar vida a la reina Borg en «Star Trek: Primero contacto» (1996), entre otros títulos. Krige, que ha participado en un encuentro con el público dentro del marco de actividades de industria, ha comparecido también en la rueda de prensa de «She Will», película que protagoniza, acompañando a la directora Charlotte Colbert, donde ha manifestado emocionada su agradecimiento por el premio: “Cuando me enteré, no me lo esperaba, ni siquiera esperaba que alguien hubiera visto mis trabajos. Me emociona mucho que venga de un país como el vuestro donde hay una cosecha de cine extraordinario con películas tan inusuales, provocativas y extrañas”. Colbert, por su parte, ha hablado sobre la película que dirige: “She Will está rodada en el norte de Escocia, al lugar donde vivió la última mujer quemada señalada de brujería. Tres mil mujeres fueron condenadas en aquella época por no encajar en el sistema. Una tragedia que se podía sentir en la energía que rodeaba el ambiente mientras rodábamos”.

Sitges ha acogido los estrenos de Camille Griffin en «Silent Night», una obra navideña cargada de humor negro donde destaca la actriz Keira Knightley, el de «Vampir» de Branko Tomovic que reimagina la figura del vampiro en la Serbia rural, el contundente rape & revenge de «Violation» de Madeleine Sims-Fewer y Dusty Mancinelli o el del mundo de fantasía con metáfora psicológica en «The Blazing World» (Carlson Young), han convivido con las criaturas extraordinarias de «Freaks Out», la segunda aproximación al fantástico del director de «Le llamaban Jeeg Robot», Gabriele Mainetti, el retorno de Mickey Keating con «Offseason», una pesadilla con guiño al universo de horror cósmico de Lovecraft, la estimulante visión de Bertrand Mancido en la ciencia-ficción francesa «After Blue», «Inexorable», la última obra de Fabrice Du Welz, un habitual de Sitges artífice de títulos como «Calvaire» (2004), «Vinyan» (2008), «Alleluia» (2014) o la más reciente «Adoration», premio especial del jurado y Mejor fotografía en Sitges 2019.

Peero la gran película de este jueves ha sido «Última noche en el Soho», de Edgar Wright («Zombis Party», «Bienvenidos al fin del mundo»), en sesión especial dentro de la sección oficial fantastic, que supone la primera incursión del director en el terror psicológico, una excelente película de viajes en el tiempo de la que no conviene desvelar demasiado: Eloise en una joven que viaja a Londres para estudiar moda, que empieza a tener unos sueños muy vividos que la transportan a los años 60 en pleno boom de la música pop, y a la vida de Sandie, una joven cantante que quiere lograr la fama. Las visiones se convierten en pesadillas al desaparecer las líneas que separan la realidad de la ficción y donde se funden las líneas de Eloise y Sandy.

A destacar de «Última noche en el Soho» las interpreaciones de Anya Taylor-Joy, Thomasin McKenzie, Dians Rigg y del veterano Terence Stamp, y una espléndida banda sonora a base del pop británico de los 60, con temas de Petula Clark, Sandie Shaw y Lulú, entre otros intérpretes, La película llegará a las pantallas españolas el próximo 19 de noviembre.