El director Alfonso Albacete («solo química») rueda en México México «La novia de América», una coproducción hispano-mexicana con Miren Ibarguren, Eduardo Casanova y Pol Monen en los papeles centrales. Se trata de una comedia basada en hechos reales y protagonizada por, en el lado español español, Miren Ibarguren (quien tiene pendiente de estreno «Mamá o papá» y «Operación Camarón»), Pol Monen («El practicante» y «¿A quién te llevarías a una isla desierta?») y Eduardo Casanova (también director, conocido por «Pieles», y que prepara «La piedad», con Ana Belén); y en el lado mexicano por Diana Bovio, Christian Vázquez y Maribel Guardia. El barrio obrero de Xochimilco y el Centro Histórico de la Ciudad de México son las principales localizaciones donde se desarrollará la primera etapa de la filmación, que concluirá en Pamplona (en el norte de España) a finales del mes de abril.

La comedia cuenta como Ana, una joven española a la que su novio acaba de abandonar, y Tono (su hermano) reciben una sorprendente noticia: su padre (Pepe) se casa con una mujer que conoció a través de internet. Ambos deciden viajar a México para asistir a la boda, pero lo que allí encuentran no es lo que se esperaban. Rous, la prometida, no solo es más joven que ellos, sino que su numerosa familia mexicana, de un barrio popular y de lo más ruidosa, encabezada por Lupe (la madre), les tiene preparada una bienvenida que no olvidarán en su vida. Sobre todo Ana, que conocerá a Horacio, el irresistible hermano de la novia, capaz de ponerla muy… muy nerviosa. Ambas familias tendrán que superar los prejuicios y los choques culturales, para descubrir que el amor puede estar en lo diferente.

En palabras de Alfonso albacete, que también firma el guion: “Todo comenzó el día que recibí una llamada de mi padre, en la que me decía que se casaba con una mujer mexicana treinta años más joven, a quien había conocido por internet, y que me invitaba a su boda. La historia que me regaló mi propio progenitor me servía de excusa perfecta para hablar de temas que me interesan, como que las diferencias son lo que nos hace únicos: si se eliminan los prejuicios, estas diferencias nos permiten enriquecernos en valores, y pueden servir para entendernos mejor y ser más tolerantes”. Alfonso Albacete (Murcia, 1963), dirige su segundo largometraje en solitario, tras «Sólo química» (2015), que sucedió a sus anteriores trabajos junto a David Menkes como «Sobreviviré» (1999) o «Mentiras y gordas» (2009).

«La novia de América» es una producción de Tornasol Film (Gerardo Herrero) y La novia de América AIE (España), en coproducción con Animal de Luz Films (México), que cuenta con la participación de Movistar+.