El director madrileño Agustín Díaz Yanes («Alatriste», «Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto»), que llevaba años sin dirigir, ha anunciado el inicio del rodaje, en el País Vasco francés, de su nueva película «Un fantasma en la batalla», inspirada en las vidas y experiencias de varios miembros de la Guardia Civil involucrados en la lucha antiterrorista entre los años 90 y los 2000. Se trata de un thriller político, producido por J.A. Bayona, Belén Atienza y Sandra Hermida para Netflix, y cuenta en el reparto con Susana Abaitua, Andrés Gertrúdix, Iraia Elias, Raúl Arévalo y Ariadna Gil, según ha detallado la plataforma de streaming en un comunicado.

La protagonista será Amaia (Susana Abaitua), una joven guardia civil que permanece más de una década trabajando como agente encubierta dentro de ETA, con el objetivo de localizar los zulos que la banda tenía escondidos en el sur de Francia. Díaz Yanes comenta que el personaje se basa en «las diferentes historias y experiencias de varios topos -mujeres y hombres- que la Guardia Civil consiguió incrustar en ETA»

Y añade: «Según van avanzando los días, tengo cada vez más claro que «Un fantasma en la batalla» no va a tratar solo de la vida azarosa de sus protagonistas, también espero que se sientan las vidas no vividas (como diría Javier Marías), las vidas que pudieron ser y no fueron de todos sus personajes”.

Se da la coincidencia de que la directora bilbaína Arantxa Echevarría acaba de rodar en Guipúzcoa «Infiltrada», una película basada en la historia real de Aranzazu Berradre, pseudónimo con el que se infiltró en ETA en la década de los 90 una policía nacional que, por entonces, contaba con 20 años de edad.