Popular en la época del cine del destape, participó en «Playboy en paro», «El Cid Cabreador» y «¡Que vienen los socialistas!»

La actriz sevillana Azucena Hernández, que estaba en silla de ruedas desde hacía 33 años como consecuencia de una tetraplejia tras un accidente de tráfico, ha fallecido a los 59 años.Fue uno de los mitos del cine de destape y precisamente en la pequeña pantalla, su relación con el cine erótico le ocasionó una sonada censura en Televisión Española, cuando fue relevada como azafata en «Ding Dong», concurso que por su contenido picante tuvo un efímero paso por la parrilla.

Inició su carrera en 1978 con «Las eróticas vacaciones de Stela» y participó en más de veinte películas vinculadas al destape y a la comedia ligera como «El erótico enmascarado», «Playboy en paro», «El Cid Cabreador», «Don Cipote de la Manga», «¡Qué gozada de divorcio!», «Adulterio nacional», «Cuando Almanzor perdió en tambor» y «¡Qué vienen los socialistas!».

Elegida Miss Cataluña, empezó en el teatro, fue nombre de varios espectáculos musicales («Las leandras»), intervino en grabaciones de zarzuela y trabajó con Mariano Ozores, Eloy de la Iglesia («La estanquera de Vallecas») y Paul Naschy («El retorno del hombre lobo») y compartió reparto con José Sacristán, Fernando Esteso, Andrés Pajares y Gracita Morales, entre otros. Tras su accidente protagonizó el primer llamamiento público en favor de la eutanasia que se hizo en televisión.