Ezequiel Montes ha estrenado en el Festival de Málaga su ópera prima «Hombre muerto no sabe vivir», un thriller de acción ambientado en la Costa del Sol sobre tráfico de drogas sangre y corrupción
que compite en la Sección Oficial y que protagonizan Antonio Dechent, Rubén Ochandiano, Elena Martínez, Paco Tous y Jesús Castro, quienes la han calificado como un proyecto de personajes. En la rueda de prensa tras la proyección, junto al reparto, Montes ha expresado que ha afrontado su largometraje como un viaje emocional a su infancia y adolescencia.

Ha relatado que «cuando era pequeño siempre presenciaba peleas entre barrios y los códigos y valores que había entre la gente local». Por esta razón, pretende contar cómo la lealtad y el honor son valores que se están perdiendo poco a poco. El director ha definido su proyecto como «un viaje que han sacado adelante con mucha pasión» expresando que se trata «de una película cruda, con una atmósfera muy oscura, plagada de violencia y hostilidad». Además, se ha mostrado orgulloso de haber «mantenido el mismo tono durante todo el guión», justo el que consideraba que debía tener, precisamente por los temas de los que trata.

La historia se centra en la vida de Tano, quien lleva toda la vida trabajando para Manuel, un empresario de la construcción que controlaba toda su ciudad durante su época dorada. Es aquí cuando surge el punto de partida de la cinta, en ese cambio generacional necesario para garantizar la continuidad de su negocio. Todo parece apuntar a una revolución, pero realmente la esencia que ha caracterizado a ambos personajes se mantiene intacta, una esencia definida por una actitud violenta presente durante todo el guión. Para llevarlo a cabo, Montes ha explicado que habló con los patriarcas hace cinco años, les habló de los valores que quería transmitir y desde entonces se mostraron muy colaborativos y cercanos. En la misma línea, el director ha recalcado que pretende que la película sea una historia universal y en absoluto localista. Por su parte, el reparto ha descrito el largometraje como una película de actores, de personajes. En cuanto a Antonio Derchent, ha destacado que «además de ser un trabajo seco, duro y políticamente incorrecto, el papel de los personajes es muy potente, con mucha fuerza».

Por otra parte, Rubén Ochandiano ha manifestado que «las escenas son impactantes, pero es de ese tipo de escenas que le gusta rodar a los actores». En otro punto de vista, el actor Paco Tous ha valorado «la valentía del director por sacar adelante un proyecto como este». Por último, la actriz Elena Martínez ha descrito la construcción de su personaje «como un proceso complicado por el hecho de tener que dotarle todos los matice de los que requería». Asegura que ha tenido que hacer un trabajo interior, «de mucha entrega para aportarle color» a su personaje. El rodaje tuvo lugar entre Málaga, Marbella y Cádiz. Y su estreno tendrá lugar el 2 de julio.

Ezequiel Montes ha debutado con este largometraje después de los cortometrajes «Ritual», «Natasha» y «A la sombra» y la serie «50kilosdenosotros». Como productor destacan «La reina de tapas», «Este amor es de otro planeta», «Mi gran despedida» y «The Nomad». Actualmente ya se encuentra preparando su segunda película.