logotipo
Monday, September 23, 2019
                   
   Minimize

EDWARD G. ROBINSON
Publicado el 31-03-2012 Por: Pedro Gitti

edwardgrobinson1.jpg

Emanuel Goldenberg Roninson, conocido artísticamente como Edward G. Robinson, nació el 12 de diciembre de 1893 en el seno de una familia judía en Bucarest y durante su infancia vivió en una comunidad Yiddish. En 1903, emigró con su familia a Nueva York situándose en el East End. No pudo obtener sus estudios y estaba decidido a convertirse en rabino o abogado. Pero consiguió una beca para entrar en la Academia Americana de Artes Dramáticas, donde transformaría su nombre por el de Edward G. Robinson.

Comenzó su carrera como suplente en 1913 e hizo su debut en Broadway en 1915. Su primer papel en el cine fue un papel secundario en 1916. En 1923 debutaba como E. G. Robinson en "The Bright Shawl". Pero la interpretación que le lanzaría a la fama sería la de Rico Bandello en "Hampa dorada" ("Little Ceasar") de Mervyn LeRoy lo que le llevaría a ser el hombre duro de la década de los 30. Así, Robinson pasó de hacer tres películas al año a hacer más de 14 en los dos años siguientes. Se casa con la actriz Gladys Lloyd en 1927 con la que tuvo un hijo, Manny Robinson (1933-1974).
edwardgrobinson2.jpg
Su constitución menuda, el dinamismo de sus movimientos y su voz cascada le convirtieron pronto en un icono del cine. Su celeridad verbal era ideal en el recién nacido cine sonoro, convirtiéndose en la imagen del gángster y de un tipo de los bajos fondos por antonomasia, pese a que como persona era un hombre extremadamente culto, de exquisitos modades que tenía como hobby el coleccionismo de arte.

Películas destacadas de Edward G. Robinson de los años 30 serían, además de las citadas, "El hacha justiciera" ("The Hatchet Man", 1932), de William A. Wellman, "Dos segundos" ("Two Seconds", 1932), de Mervyn LeRoy, "Pasto de tiburones" ("Tiger Shark", 1932), de Howard Hawks, "El pequeño gigante" ("The Little Giant", 1933), de Roy Del Ruth, donde parodiaba su imagen cinematográfica dando vida a un gángster que, con el final de la ley seca, intentaba entrar en la buena sociedad, "El hombre de las dos caras" ("The Man with Two Faces", 1934), de Archie Mayo, "Pasaporte a la fama" ("The Whole Town's Talking", 1935), de John Ford, donde interpretaba un papel dual, como un duro gángster en activo y un respetable ciudadano que es su doble, "Ciudad sin ley" ("Barbary Coast", 1935), de Howard Hawks y William Wyler, "Kid Galahad" (1937), de Michael Curtiz, "El último gángster" ("The Last Gangster", 1937), de Edward Ludwig, "A Slight Case of Murder" (1938), de Lloyd Bacon, "Yo soy la ley" ("I Am the Law", 1938), de Alexander Hall. "Confessions of a Nazi Spy" (1939), de Anatole Litvak, "Blackmail" (1939), de H.C. Potter o "El hermano orquídea" ("Brother Orchid", 1940), de Lloyd Bacon, donde de nuevo daba vida a un gángster, aquí escondido en un monasterio.
edwardgrobinson3.jpg
Durante los años 40 y después de una buena actuación en "Dr. Ehrlich's Magic Bullet" (1940), de William Dieterle, su perfil encajaría con el de thrillers psicológicos como el de "Perdición" ("Double Indemnity") (1944) de Billy Wilder o "La mujer del cuadro" ("The Woman in the Window", 1945) y "Perversidad" ("Scarlet Street", 1945) de Fritz Lang. Pero continuó aceptando papeles de gangsters como el de Johnny Rocco en el clásico "Cayo Largo" ("Key Largo") de John Huston (1948), la última de las cinco películas que haría con Humphrey Bogart.
edwardgrobinson4.jpg
No comenzaron muy bien las cosas para Robinson en la década de los 50. Primero, sería acusado de comunista, teniendo que testificar ante el comité de la famosa Caza de Brujas. Se dio la circunstancia de que siendo jurado en el Festival de Cannes se negó en redondo a conceder la Palma de Oro a "¿Bienvenido Mr. Marshall!·, del español Luis García Berlanga, porque le molestó sobremasnera la escena final en que una banderita estadounidense era arrastrada por el agua de una manguera de riego hasta una alcantarilla. Posteriormente el actor tuvo que vender parte de su inmensa colección de arte para sufragar los gastos del divorcio con Gladys Lloyd en 1956: "Yo no he coleccionado arte. El arte me coleccionó a mí. Yo nunca encontré cuadros. Ellos me encontraron a mi. Ni siquiera he poseído nunca una obra de arte. Ellas me poseían a mí", comentó por entonces.

En 1956 volvió a Broadway para interpretar "Middle of the Night". Pero ese fue el momento en el que Cecil B. DeMille decide trabajar con él en "Los diez mandamientos" ("The Ten Commandments"). A partir de aquí llegarían sus papeles más notables: "Millonario de ilusiones" ("A Hole in the Head") (1959) de Frank Capra al lado de Frank Sinatra y "El rey del juego" ("The Cincinnati Kid", 1965), de Norman Jewison con Steve McQueen.

Robinson llegó a ser enormemente popular en los años 30 y 40 con una carrera de más de 90 películas en 50 años de profesión. Su última escena sería un suicidio en una película convertida con los años en un clásico de la ciencia ficción,  "Cuando el destino nos alcance" ("Soylent Green", 1973), de Richard Fleischer. edwardgrobinson5.jpgMoriría dos meses después de haber rodado esta película, el 26 de enero de 1973 en Los Angeles, y dos meses antes de que se le concediera un Óscar honorífico a toda su carrera “por sus fabulosas interpretaciones en el cine, su gusto por las artes y por ser un ciudadano norteamericano modelo... En suma, un Hombre del Renacimiento. De sus amigos en la industria que le aman”, según se le dijo desde el escenario. Sin embargo Robinson nunca llegó a ser ni siquiera nominado por sus intervenciones, un olvido imperdonable. Tiene su nombre en una estrella del Paseo de la Fama de Hollywood situada en el 6233 de Hollywood Boulevard.



 Print   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2019