logotipo
Monday, October 14, 2019
                   
   Minimize

RICHARD GERE
Publicado el 13-09-2007 Por: Maria José S. Lerchundi

gere.jpg

Richard Tiffany Gere nació el 31 de agosto de 1949 en Philadelphia, Pennsylvania en el seno de una familia numerosa: cinco hermanos en total (tres chicas y dos chicos él, el segundo) que dependía económicamente del padre, Homer, vendedor de seguros, ya que la madre, Doris, se dedicaba a su muchas labores domésticas...El niño se decantó muy pronto por la Música, en el Instituto tocaba varios instrumentos (el piano y la trompeta, entre otros; de hecho, él compuso el “solo” que interpreta en “Pretty Woman”) y llegó a componer también algunas canciones en el Instituto; en 1967 pasó a la Universidad de Massachusetts donde, además de ganar el campeonato de gimnasia, se matriculó en Filosofía. Pero dos años después colgó los estudios y se volcó en la actuación, debutando como protagonista en Londres, con el musical rock “Grease” en 1973; sigue en el Teatro, aunque en 1975 debuta ya en la pantalla con “Report to the Commissioner”, con un papel lo suficientemente pequeño como para tener que buscarlo entre el reparto. Pronto, en cambio, su carrera tomará otro rumbo.

GUAPO, SOLIDARIO... ¿Y ACTOR?

Después seguir un par de años con papeles ciertamente insignificantes, la ocasión le llega con “Buscando al Sr. Goodbar” (1977) a las órdenes de Richard Brooks. Tiene en ese momento 28 años y encarna un personaje que le va como anillo al dedo: Tony Lo Porto, un guaperas como él. Nace en ese instante como “sex symbol”...y, bien por la conocida ley de los contrastes, bien porque el pánico escé-nico hizo su trabajo, o bien porque la espiritualidad le tenía ganado de antemano...el caso es que se concedió un paréntesis, viajó a Nepal y dedicó todo el año siguiente, 1978, a conocer el Tibet y el budismo, convirtiéndose a partir de entonces en incondicional seguidor.

Vuelve a Hollywood y entra por la puerta grande: rueda uno de sus títulos más sonados, la tórrida “American Gigoló” (1980) con Paul Schrader como director, y al lado de la actriz Lauren Hutton. No es precisamente una gran película, pero sí un enorme éxito de taquilla, por el morbo que entraña esa intriga criminal, con ribetes amorosos y escenas bastante explícitas, donde el cuerpo de Gere, sobre todo, se pasea por la pantalla con generosidad y contundencia. Ese tirón, esa fama, la aprovecha para rodar inmediatamente después “Oficial y caballero” (1982), otro romance (esta vez con tintes castrenses) que repite el éxito popular de la anterior.

Tenemos ya (inicios de la década de los ochenta) absolutamente consagrado un nuevo canon de belleza masculina para las pantallas de todo el mundo. Pero ¿ha demostrado Gere que es un ACTOR? Apenas puede decirse eso, a pesar de que él regresa, una y otra vez, con disciplina ejemplar, a Broadway, a los escenarios; en periodos muy cortos, es cierto, pero es su forma de tomar nuevos bríos, nuevos ímpetus, interpretativos. De así le crece el valor para enfrentarse al mismísimo Francis Ford Coppola en “Cotton Club” (1984) aunque no acaba de convencer del todo. Lo malo para Richard (lo peor) es que (le guste, o no) es descarada y abiertamente guapo y a muy pocos les interesa su trabajo interpretativo. Para los productores resulta una máquina de hacer dinero; y para los espectadores/as simple y llanamente eso: un resultón. Miel sobre hojuelas, digamos...

Y con esa cruz al hombro inicia Gere en esa etapa una gira por Honduras, Nicaragua y El Salvador, tres países deprimidos de Hispanoamérica, golpeados por la guerra y la violencia. Su perfil humanitario nadie lo pone en duda, es –además del guapo de turno- la imagen de la solidaridad. Su faceta humanitaria es indiscutible y sirve para demostrarlo una anécdota: en 1994 se avino a poner su presencia en la famosa apertura de las rebajas de Harrods’, de Londres; cobró por ello 50.000 libras esterlinas que directamente donó a las organizaciones que protegen a las tribus y pueblos primitivos de todo el mundo, desde los indios del Amazonas, a los Masai del Este de África, o a los wichi de Argentina, entre otros. En 1999 visitó en Macedonia a los refugiados de Kosovo.

POCOS PREMIOS, ALGUNAS PICAS EN FLANDES

Siguiendo una tradición no expresa, Gere arranca cada década con un título sonado:es el turno de “Pretty Woman” (1990) comedia hiper-romántica dirigida por Garry Marshall, una renovada historia de Cenicienta que unida al momento oportuno, más el personal palmito de Gere, más el encanto emergente de una Julia Roberts aún sin explotar, provocan un arrebato planetario, una conmoción, que aún hoy perdura. Y lo de “nunca segundas partes...” esta vez funcionó al cien por cien: tras persistentes y tenaces solicitudes y casi diez años después, la pareja protagonista volvió a la carga con el mismo director, rodaron “Novia a la fuga” (1999) y no resultó ni la sombra de lo que la primera fue. Además: las tornas habían cambiado de tal manera que ahora la gran estrella era Roberts (cobró 17 millones de dólares), Gere (cobró 12 millones) un complemento (fundamental, pero no equiparable) y la historia... bastante endeble. Funcionó, no obstante, la taquilla, pero: fin del tandem de la suerte. Julia ha llegado a superar los veinte millones de dólares por película, en tanto Richard no ha vuelto a alcanzar nunca más semejante caché.

Desde los noventa, la trayectoria de Richard Gere no ha sido ni mucho menos ascendente, aunque se ha mantenido en una cómoda meseta, trufada de estrellas, también resultonas, y en títulos más o menos populares; ninguno de gran calado. Es el caso de “Análisis final” (1992) junto a Kim Basinger; “Mr. Jones” (1993) con la sueca Lena Olin; “El primer caballero” (1995), con Julia Ormond; “Otoño en Nueva York” (2000) junto a Winona Ryder...por el que fue candidato al Premio Razzie a la peor interpretación masculina... y a destacar el pico que para él supuso el personaje de Billy Flynn en el musical “Chicago” (2002), donde, tras cinco meses de clases de claqué, demostró sus capacidades para el género, cantando y bailando más que dignamente y consiguiendo, de paso, su primer Globo de Oro. Es a lo más alto que ha llegado en galardones. Anteriormente había sido nominado (sin éxito) para otros dos Globos por “Oficial y caballero” y “Pretty woman”, pero sin éxito. A la tercera fue la vencida: no hay que olvidar, claro, que sus inicios fueron justamente en el musical y que de joven se había estado formando casi exclusivamente para ello.

Rechazó el papel de “Wall Street” (1987) que aceptó después Michael Douglas y también el de “La jungla de cristal” (1988) que luego hizo Bruce Willis. Pero casualmente, tres de las películas que le convirtieron en todo un ídolo: “Días de cielo”, “American Gigoló” y “Oficial y caballero” fueron papeles que había rechazo a su vez John Travolta.

VIDA EMOCIONAL DISCRETA

No ha dado mucho que hablar en el plano sentimental, no se ha paseado demasiado con sus parejas aunque tampoco se ha ocultado. Fue novio de la pintora brasileña Sylvia Martins; también de la actriz Penélope Milford, de la empresaria Dawn Steel... en diciembre de 1991 –y después de un largo noviazgo- se casó en Las Vegas con la modelo Cindy Crawford, pero se divorciaron cuatro años después. Y en noviembre de 2002 con la actriz Carey Lowell, con la que tiene un hijo (febrero 2000) llamado Homer, como su abuelo, aunque le llama "Jigme", que en tibetano quiere decir “sin miedo”.

Ha sido el primer hombre en aparecer en la portada de la revista Vogue, junto a su mujer Cindy Crawford. Hasta la fecha, sólo dos lo han hecho: él, y George Clooney. En 1993 la revista People le eligió “el hombre más sexy vivo” Es vegetariano y le gusta pasar desapercibido “no quiero ser una personalidad”, repite con cierta frecuencia. Pero eso se le ha ido un poco de las manos.



 Print   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2019