logotipo
Saturday, July 20, 2019
                   
   Minimize

Teatro | Crítica | 17/06/2019

EL TESTIMONIO DE LAS VÍCTIMAS
“Memoria” es un colosal monólogo sobre una maestra de la República, que se ha representado en la sala El Mirador, de Madrid

“Memoria” es un conmovedor monólogo interpretado por Virgina Rodero, sobre la historia de una maestra de la República, que murió fusilada en 1946, “por nada, yo no había hecho nada”, y cuyo cadáver, según ella misma cuenta a los espectadores, siguen buscando su hija y su nieta por las cunetas. La obra se ha representado en la Sala El Mirador, de Madrid, y ahora sigue su gira por España.

memoriaelmirador.jpgElla vive la noche más larga. Se llama Paquita, es una mujer común -¿o no?-, fue maestra durante la República, y en el terrible arranque de la posguerra la Policía franquista encuentra propaganda comunista en su casa. Antes del registro, Paquita esconde a su hija detrás de unas cortinas. Ellos no encuentran a la niña, que sonríe creyendo que se trata de un juego divertidísimo. Habrá un momento en el que Paquita, una vez que ya la han fusilado, después de la noche más larga –“todas las noches son eternas aquí, en la cárcel, pero la de hoy es la más larga”-, diga: “Mi cadáver lo buscó, primero, mi hija, y después, mi nieta, pero todavía no lo han hallado en las cunetas”.

“Memoria” es un monólogo poético, inquietante y sobrecogedor, que ha escrito, dirige e interpreta la joven actriz Virgina Rodero. La obra, en principio más corta, después con mayor duración, se concibió en la antigua prisión de mujeres de Segovia, donde tanta heroína anónima padeció su tragedia. Esa cárcel se convirtió después en centro cultural. Entre lo que fueron unas frías galerías en cuyas esquinas habitaba el dolor, Virgina Rodero ideó la pieza, que se ha representado en la sala El Mirador, de Madrid. Paquita se hizo maestra en un acto de generosidad, porque quería compartir lo que sabía. “La República tenía claro, y yo también, que España no sería una democracia hasta que se desterrara la ignorancia”. Y por eso se dedicó a enseñar a los niños de un colegio rural, lejos de la ciudad de donde ella era. Un día compartió con sus alumnos la emoción de visitar el Museo del Prado. O el derecho al voto para las mujeres. Y Paquita vivió la alegría de las visitas de las Misiones Pedagógicas, aquellos carros llenos de maestros, libros, artistas y actores, que la República hacía circular a través de la España rural para incentivar la cultura.

Hay en “Memoria”, y sobre todo en el personaje de Paquita, connotaciones de obras como “La voz dormida”, de Dulce Chacón, o de aquel impresionante montaje que Carme Portacelli estrenó en 2016 en el Teatro de La Abadía, “Sólo son mujeres”. Hay mucho en Paquita de aquellas mujeres que lucharon por un ideal, que murieron ajusticiadas, cuyos cadáveres continúan perdidos en alguna cuneta, pero que dejaron flotando en la atmósfera ese ideal, para que mucho tiempo después lo recogieran artistas como Virgina Rodero y lo convirtieran en teatro. Con un texto magnífico y una interpretación plena de convicción y sentimiento. Por la Paquita que sólo es literatura. Y por todas las paquitas que reposan en paz en paradero desconocido. Para que nadie las olvide. Por lo que representaron.
Por: Luis Eduardo Siles




 Print   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2019