logotipo
miércoles, 12 de diciembre de 2018
                   
   Minimizar

Teatro | Crítica | 28/11/2018

MEJORES ACTORES QUE TEXTO
Excelente trabajo actoral en la divertida obra “Aguacates”, que se representa en el Teatro Príncipe Gran Vía de Madrid

Los intérpretes Juanjo Artero, Jesús Cabrero, Lucía Ramos, y Ricardo Sáiz, soportan a pulso, con un trabajo actoral de primer orden, la comedia “Aguacates”, un texto políticamente incorrecto, con algunas ráfagas de ingenio, pero con cierta rigidez general, escrito por Tirso Calero, que se representa en el Teatro Príncipe Gran Vía de Madrid. “Aguacates” es sobre todo una obra para disfrutar de los actores, que se ven permanentemente en situaciones límite.

aguacates.jpgJuanjo Artero era aquel adolescente rubio de la serie televisiva ‘Verano azul’, que llegó casualmente al mundo de la interpretación a principios de los 80 para quedarse definitivamente en la profesión. Ha hecho mucho teatro clásico, ha sido varias veces Don Juan Tenorio, domina el verso –algo difícil para un actor-, y en “Aguacates” demuestra una preparación para la comedia estratosférica. Llena de vida, de autenticidad, lo que en ocasiones en el texto son situaciones con cierto perfil de estereotipo. Y defiende con contención un personaje desmesurado, que podría conducir a un actor menos hábil a la sobreactuación.

Toni –su personaje- es un mujeriego irreductible –“aquella mujer era melodía en movimiento”, dice Toni-, aventurero, viajero y, ahora, arruinado. Cree poder hallar una salida a su difícil situación económica con la adquisición de una plantación de aguacates en Cuba, pero necesita un préstamo de su amigo de toda la vida, Marcelino –un sensacional Jesús Cabrero-. Marcelino es un político conservador con una tremenda confusión personal, que creció en la política llevando sobres llenos de dinero a compañeros de partido de despacho en despacho. Pero en la vida de Marcelino, recién separado de su mujer, hay un secreto. Y una preocupación: su joven hija. La actriz Lucía Ramos está brillante en la defensa de su personaje desmelenado, al que aporta gracia, talento y escotazo.

Hay en “Aguacates” un toque de alta comedia. Tiene estilo, gracia y, ya está dicho, una interpretación superlativa. Pero en el subsuelo de la obra hay algo que chirría levemente, un desajuste que procede del texto pero que no ensombrece el brillo general. La función se ve con agrado. Se trata de una obra risueña aunque el contenido de fondo no es sencillo: corrupción política, homosexualidad, infidelidad. Pero hay un canto a la amistad. Y una llamada permanente al entretenimiento. Con eso basta.
Por: Luis Eduardo Siles




 Imprimir   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2018