logotipo
lunes, 16 de julio de 2018
                   
   Minimizar

Teatro | Crítica | 10/04/2018

AMOR CON MAYÚSCULAS
José Luis Gil encarna un excelente “Cyrano de Bergerac” en el teatro Reina Victoria de Madrid

“Cyrano de Bergerac” pasea ahora sus versos, su espada, su valentía, su amargura, y su amor sin límites, por las tablas del Teatro Reina Victoria de Madrid, donde se representa esta obra, un clásico, protagonizada por José Luis Gil, actor con muchos registros y una vocación que sintió desde niño. El verso escrito por Edmond Rostand se dice de manera ágil y llega fluido al público en la versión de Carlotta Pérez Reverte.

cyranodebergeracteatro1.jpgJosé Luis Gil, un actor que llena de humanidad a sus personajes, hace un Cyrano digerible, claro y divertido. Muy teatral. Decididamente distinto, por ejemplo, al Cyrano que Gerard Depardieu encarnó en el cine en una película de los años 90. Porque la obra de Edmond Rostand es teatro/teatro. Un hombre terriblemente enamorado que crea los versos más hermosos para que los diga otro a la mujer, Roxana, de la que ambos están enamorados. La obra trata sobre el amor, la amistad, la lealtad, el triunfo, el fracaso y la valentía. Es decir, sobre la vida. Sin mayúsculas, salvo en lo referente al amor. De una manera fluida y, a veces, sobrecogedora. Y con humor.

“Te quiero… Nunca he estado enamorado de ti…”, le dice Cyrano, fatalmente herido, poco antes de morir, a Roxana, cuando ella ha descubierto ya que ese hombre de nariz descomunal es el autor de los versos sublimes que equivocadamente le habían hecho amar a otro hombre “de mejor planta” durante toda su vida.

“Cyrano…” es también una obra sobre la necesidad de luchar hasta el final. Porque Cyrano no tolera que se hable de su nariz, pero es un hombre valiente. El mejor con la espada. Capaz de enfrentarse simultáneamente a decenas de enemigos con el acero y terminar, únicamente, con un rasguño en un brazo. Teatro/teatro, ya está dicho.

La obra se estrenó en París el 28 de diciembre de 1897 e inmediatamente se convirtió en un clásico pese a sus prolegómenos insólitos. El autor, Edmond Rostand, era un hombre inseguro. Y minutos antes del estreno no tuvo mejor idea que irrumpir en el camerino de Coquelin, primer actor de la Comedie Francaise, para pedirle perdón por haberlo embarcado en lo que él consideraba la desafortunada aventura de “Cyrano de Bergerac”, una obra que él creía condenada irremediablemente al fracaso. Pero aquel estreno constituyó un éxito absoluto.

Y en el teatro Reina Victoria de Madrid el público aplaude en varios momentos de la representación, entregado a la excelente interpretación, sobre todo, de José Luis Gil. El director, Alberto Castrillo Ferrer, mueve con pulcritud la obra, haciendo que prevalezca lo esencial en el teatro: La palabra y el actor. Y el verso, con versión de Carlota Pérez Reverte, llega al espectador fluido y brillante, en esta obra, “Cyrano de Bergerac”, que es una metáfora colosal sobre el amor y la poesía, un sensacional homenaje a la palabra.
Por: Luis Eduardo Siles




 Imprimir   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2018