logotipo
lunes, 18 de diciembre de 2017
                   
   Minimizar

Teatro | Crítica | 06/08/2017

UN JOVEN SHAKESPEARE
“La comedia de los enredos”, un delicioso divertimento que se representa en el Teatro Bellas Artes de Madrid

“La comedia de los enredos” es un delicioso divertimento con todo el talento detrás de un joven William Shakespere, dispuesto a demostrar con el juego teatral que no todo en la vida es tragedia. La obra, con adaptación de Carlota Pérez Reverte, se representa en el Teatro Bellas Artes de Madrid, hasta el tres de septiembre.

lacomediadelosenredos.jpg“La comedia de los enredos” es un divertido juego del poeta más grande de todos los tiempos: William Shakespeare. Pero la pieza tiene dentro las mejores características de las obras de su autor. A Shakespeare siempre le gustó utilizar una serie de símbolos, como sortijas o medallas, que sirvieran como nexo de unión de los personajes. Todo ello figura ya en esta obra risueña, primeriza, ligera, pero con todo el ardor teatral y el talento literario de William Shakespeare.

Carlota Pérez Reverte, la adaptadora, ha actualizado el texto desde el respeto a la esencia y al verbo de Shakespeare. Sobre el escenario se escucha y se ve a Shakespeare, no a la adaptadora, y ese es el logro fundamental de Carlota Pérez Reverte. Ha introducido alguna ocurrencia que celebra el público, como convertir a un mercader en un honesto vendedor de cupones de la Once en medio del bullicio y el griterío de los puestos del mercado en los que en ese momento se desarrolla la acción. Hay un fino humor también en una de las frases iniciales de la función, cuando uno de los personajes advierte a los otros que si uno de los principales protagonistas muere, no estaríamos ante una comedia, sino ante una tragedia shakesperiana.

En la obra hay personajes que se llevan palos sin saber el motivo. Así era la vida. Y así es la vida. Trata sobre dos parejas de gemelos que se separan a poco de nacer tras un naufragio y vuelven a encontrarse por casualidad 25 años después sin tener ni idea de la existencia unos de otros. A partir de ahí se inicia un descomunal enredo de dineros y amoríos.

El director, Alberto Castrillo Ferrer, ha buscado ante todo la complicidad con el público. Y ha incentivado el ritmo en la acción, en la que los líos se suceden de manera constante y rápida. El elenco de actores, compuesto por ocho intérpretes, defiende bien a sus personajes, alguno con papeles duplicados. “La comedia de los enredos”, en definitiva, supone un feliz reencuentro con un Shakespeare joven y alegre. Que Castillo Ferrer nos presenta muy al estilo de la comedia del arte y, como él mismo ha dicho, desde el convencimiento de que “el diablo es el aburrimiento”.
Por: Luis Eduardo Soles




 Imprimir   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2014