LA LEYENDA DEL INDOMABLE

    3
    Titulo original: Cool Hand Luke
    Año: 1967
    País: EE.UU.
    Duración: 126 min.
    Dirección: Stuart Rosenberg.
    Guión: Donn Pearce y Frank R. Pierson, basado en una novela de Donn Pearce.
    Música: Lalo Schifrin. Tema musical: Plastic Jesus, interpretado por Paul Newman.

    Intérpretes

    Paul Newman, George Kennedy, J.D. Cannon, Lou Antonio, Robert Drivas, Strother Martin, Jo Van Fleet, Clifton James, Morgan Woodward, Luke Askew, Marc Cavell, Richard Davalos, Robert Donner, Warren Finnerty, Dennis Hopper, John McLiam, Wayne Rogers, Harry Dean Stanton, Charles Tyner, Ralph Waite, Anthony Zerbe y Buck Kartalian.

    Sinopsis

    Un muchacho llamado Luke Jackson (Paul Newman) es sentenciado a pasar dos años en una prisión, a causa de los destrozos que provocó durante una borrachera, rompiendo los postes que señalaban un lugar destinado a aparcamiento de automóviles. El ambiente de la prisión es muy duro, y Luke ha de hacer frente, muy pronto, tanto a los guardianes como a sus compañeros. El carácter sereno e ingenioso de Luke no cae bien a Dragline (George Kennedy), líder de los presos, y lo incita a una pelea, de la que Luke sale vencedor, ganándose el respeto y la admiración de todos. Cuando se entera de la muerte de su madre, se escapa, pero lo atrapan enseguida. De vuelta a la prisión, es encerrado en una celda de seguridad. Sigue intentando la fuga y tras varios apaleamientos, finalmente logra escapar, enviando a sus compañeros de cárcel un recorte de una revista gráfica en la que se le ve tomando champán con dos muchachas. Sin embargo, poco después vuelve a ser capturado y recibe una brutal paliza. Ruega a sus guardianes que le perdonen la vida, gesto que le quita el respeto de sus compañeros. Luke se convierte así en el sirviente de la cuadrilla, pero logra escaparse de nuevo y ahora, en su fuga, se le une Dragline.

    Comentario

    Todo un clásico del género carcelario y la mejor película del tandem formado por Stuart Rosemberg en la dirección y Paul Newman en la interpretación. Es una historia sin concesiones en torno a un recluso que intenta la fuga una y otra vez. Stuart Rosemberg dirige la historia con mano de hierro, evitando caer en el melodrama. El guión es muy brillante y Newman hace un gran trabajo. Su personaje es un rebelde poco convencional que no conecta con el clásico rebelde de los 50, estando mucho más próximo al espíritu de los personajes solitarios y desarraigados más propios de Sam Peckinpah. A destacar la divertida secuencia en la que el terco protagonista, por una apuesta, se come cincuenta huevos, uno detrás de otro.