HISTORIAS DE LA RADIO

    2
    Titulo original: Historias de la radio
    Año: 1955
    País: España
    Duración: 92 min.
    Dirección: José Luis Sáenz de Heredia.
    Guión: José Luis Sáenz de Heredia.
    Música: Ernesto Halffter. Temas musicales: “La Romera,” interpretado por Gracia Montes; y “Pepita”, interpretado por Los Xey.

    Intérpretes

    Francisco Rabal, Margarita Andrey, José Isbert, Juanjo Menéndez, María Teresa del Río, Rafael Bardem, Alicia Altabella, Gracia Montes, Bobby Deglané, Rafael Gómez El Gallo, Luis Molowny, Los Xey, Tony Leblanc, Juan Vázquez, Juan Calvo, José Orjas, Alberto Romea, Guadalupe Muñoz Sampedro, Adrián Ortega, José Luis Ozores, Nicolás D. Perchicot, Xan das Bolas .

    Premios

    Premio del Círculo de escritores Cinematográficos al Mejor Guión.

    Sinopsis

    La radio se convierte no sólo en un medio de entretenimiento para todo el mundo, sino que es el punto de referencia para los intereses más variopintos, por ejemplo para que unos hombres rellenitos intenten rebajar unos kilos a partir de unas tablas de gimnasia. Claro está que los radioyentes no saben lo que sucede en los estudios de grabación. Allí las rivalidades entre compañeros están al orden del día, y una buena muestra de ello se aprecia en los concursos. Las tres historias son un ejemplo de lo que se propone día a día: un inventor que quiere ganar un premio se ha de disfrazar de esquimal y llegar el primero a los estudios, para conseguir patentarlo con el dinero del premio; un ladrón que está desvalijando una casa coge el teléfono y cuando se entera de que le ha tocado un premio decide compartirlo con quien se lo ofrece, con el fin de abandonar su vida; por último, un niño enfermo no tiene dinero para poder ir al extranjero a curarse, para ello el maestro decide participar en el concurso que, finalmente, le facilitará el dinero necesario.

    Comentario

    Película construida en base a las sorpresas y a los cambios de ritmo con varios episodios que tienen como común denominador la radio, que acompañó la vida de los españoles en los duros años de posguerra. Es la mejor película de José Luis Sáenz de Heredia, autor también del guión, que combina el sainete costumbrista, como el episodio en que José Isbert, disfrazado de esquimal, se ve obligado a realizar una alocada carrera por el centro de Madrid para llegar a la emisora y ganar un concurso a fin de conseguir las tres mil pesetas que le permitían patentar una invención, y el humanismo moralista (el episodio del niño enfermo o la relación entre la pareja de locutores). La máxima figura radiofónica del momento, Bobby Deglané, se interpreta a sí mismo y el sketch del ladrón que en el domicilio en el que ha entrado a robar contesta una llamada telefónica de un programa de radio, serviría de inspiración a Woody Allen para uno de sus episodios de “Días de radio”.