EL INCREÍBLE HOMBRE MENGUANTE

    2
    Titulo original: The incredible shrinking man
    Año: 1957
    País: EE.UU.
    Duración: 81 min.
    Dirección: Jack Arnold.
    Guión: Richard Matheson, basado en su novela "The Shrinking Man"
    Música: Elliot Lawrence

    Intérpretes

    Grant Williams, Randy Stuart, April Kent, Paul Langton, Raymond Bailey, William Schallert, Frank J. Scannell, Helene Marshall, Diana Darrin, Billy Curtis, Luce Potter, John Hiestand, Joe La Barba y Regis Parton

    Sinopsis

    Durante una excursión marítima Scott Carey (Grant Williams) y su esposa Louise (Randy Stuart) toman el sol en la cubierta de un yate. Cuando ella baja al camarote en busca de unas cervezas, una extraña niebla le envuelve a él, dejándole el cuerpo cubierto de una especie de rocío. Algunas semanas más tarde, Scott comprueba horrorizado que está encogiendo, pierde peso a gran velocidad y su estatura se reduce tres centímetros por semana. Después de numerosas pruebas y análisis, los científicos llegan a la conclusión de que aquella extraña niebla era radioactiva y que en él se está produciendo una inversión del proceso de crecimiento. Un caso extraño al que los médicos no encontrarán remedio y que sume al protagonista en una angustiosa pesadilla. Todo el país está pendiente de él. Llega a medir cinco centímetros y vive en una casa de muñecas. Un día, estando ausente su esposa, un gato le ataca y le hace caer en el sótano. Pierde el conocimiento, y al despertar comprueba que se halla en un mundo del que es imposible salir. Las escaleras son montañas infranqueables una araña, convertido para él en un animal monstruoso, le ataca.

    Comentario

    Una de las más famosas películas fantásticas de la década de los 50, dirigida por Jack Arnold ("La mujer y el monstruo", "Soltero en el paraíso", "Un biberón en la ONU") que trasciende de la tradicional serie B de la época sobre el peligro radiactivo, para convertirse en una película que marcó época en el género. La progresiva anormalidad del personaje es mostrada no de manera efectista sino con todo el horror que provoca una inversión de tamaño, delatada al principio por elementos como la ropa, demasiado grande, o el anillo de matrimonio, que el dedo ya no puede retener. Basada en una novela de Richard Matheson adaptada por él mismo, fue una película a la que su productora, la Universal, añadió un epílogo para disfrazar su aterrador pesimismo.