CIUDAD DE DIOS

    4
    Titulo original: Cidade de Deus
    Año: 2002
    País: Brasil
    Duración: 130 min.
    Dirección: Fernando Meirelles y Katia Lundi
    Guión: Bráulio Mantovani, basado en una novela de Paolo Lins.
    Música: Ed Cortês y Antonio Pinto. Temas musicales: Alvorada, interpretado por Cartola; Azul da Cor do Mar, interpretado por Tim Maia; Dance Across the Floor, interpretado por Jimmy Bo Horne; Get Up I Feel Like Being Like (Sex Machine), interpretado por James Brown; Hold Back the Water, interpretado por Bachman-Turner Overdrive; Hot Pants Road, interpretado por JB's; Kung Fu Fighting, interpretado por Carl Douglas; Magrelinha, interpretado por Luiz Melodia; Metamorfose Ambulante, interpretado por Raul Seixas; Na Rua, Na Chuva, Na Fazenda (Casinha de Sape), interpretado por Hyldon; Nem Vem Que Não Tem, interpretado por Wilson Simonal; O Caminho Do Bem, interpretado por Tim Maia; Preciso Me Encontrar, interpretado por Cartola; y So Very Hard to Go, interpretado por Tower of Power.

    Intérpretes

    Matheus Nachtergaele, Seu Jorge, Alexandre Rodrigues, Phellipe Haagensen, Douglas Silva, Jonathan Haagensen, Matheus Nachtergaele, Jefechander Suplino, Alice Braga, Emerson Gomes, Edson Oliveira, Michel de Souza, Roberta Rodrigues, Luis Otávio, Maurício Marques, Gustavo Engracia, Darlan Cunha, Robson Rocha, Thiago Martins, Leandra Miranda y Graziela Moretto.

    Sinopsis

    Finales de los años 60. Buscapé (Luis Otávio) tiene 11 años y es sólo un niño más en Cidade de Deus, un suburbio de Río de Janeiro. Tímido y delicado, observa a los niños duros de su barrio, sus robos, sus peleas, sus enfrentamientos diarios con la policía. Ya sabe lo que quiere ser si consigue sobrevivir: fotógrafo. Dadinho, un niño de su misma edad, se traslada al barrio. Sueña con ser el criminal más peligroso de Río de Janeiro y empieza su aprendizaje haciendo recados para los delincuentes locales. Admira a Cabeleira (Jonathan Haagensen) y su pandilla, que se dedica a atracar los camiones del gas y hacen otros pequeños robos armados. Cabeleira da a Dadinho la oportunidad de cometer su primer asesinato. El primero de muchos. En la década de los 70, Buscapé (Alexandre Rodrigues) sigue estudiando, trabaja de vez en cuando, y camina por la estrecha frontera que separa el crimen de la vida honesta. Dadinho (Douglas Silva), ya tiene una pequeña pandilla y grandes ambiciones. Cuando descubre que el tráfico de cocaína es muchísimo más rentable que el robo se pone a reorganizar su negocio, que pronto florece. Principios de los años 80. Tras unos intentos de robo fallidos, Buscapé finalmente consigue una cámara y así hace realidad el sueño de su infancia. Dadinho también ha hecho realidad su sueño: a los 18 años es conocido como Zé Pequeño (Leandro Firmino), el narcotraficante más temido y respetado de Río. Su palabra es ley en Cidade de Deus. Rodeado por sus amigos de la infancia y protegido por un ejército de niños de entre 9 y 14 años, nadie le disputa el poder. Hasta que aparece Manu Galinha (Seu Jorge), un cobrador de autobús que fue testigo de la violación de su novia, decide vengarse matando a Zé Pequeno. Empieza a correr la noticia y casi de la noche a la mañana un grupo de niños con la misma idea forma un ejército armado. Estalla la guerra en Cidade de Deus.

    Comentario

    Adaptación de una novela de Paolo Lins, retrata el crecimiento del crimen organizado en Cidade de Deus, un suburbio violento de Río de Janeiro, entre finales de los años sesenta hasta principios de los ochenta. El protagonista de la película es este barrio, uno de los más peligrosos de la ciudad de Río. El narrador es Buscapé, un joven negro demasiado frágil y tímido para una vida criminal pero con suficiente talento como para tener éxito como artista y fotógrafo. A través de sus ojos se ve el desarrollo de la vida, las peleas, el amor y la muerte de los personajes cuyos destinos se alejan y se cruzan con el paso del tiempo. Los codirectores Fernando Meirelles y Katia Lund reunieron a 110 jóvenes actores no profesionales de distintas comunidades de Río y durante ocho meses trabajaron con ellos en un taller especial. Aprovecharon este periodo para enriquecer la película con las experiencias personales, el lenguaje y la capacidad de improvisación de los jóvenes.