CARTA DE UNA DESCONOCIDA

    4
    Titulo original: A letter from an unknow woman
    Año: 1948
    País: EE.UU.
    Duración: 86 min.
    Dirección: Max Ophüls
    Guión: Howard Koch y Max Ophüls, basado en la novela de Stefan Zweig Brief einer Unbekannten.
    Música: Daniele Amfitheatrof. Temas musicales: Un sospiro, de Etude in D Flat Major, de Franz Liszt, fragmento de la ópera La flauta mágica, de W. Amadeus Mozart y fragmento de la ópera Tannhäuser: O du mein holder Abendstern, de Richard Wagner.

    Intérpretes

    Joan Fontaine, Louis Jourdan, Mady Christians, Marcel Journet, Art Smith, Carol Yorke, Howard Freeman, John Good, Erskine Sanford, Otto Waldis, Sonja Bryden, Lois Austin, Betty Blythe, Robert W. Brown, Paul E. Burns, Douglas Carter, Edmund Cobb, Lorraine Gale, Jack Gargan, Lisa Golm, Ilka Grüning, William Hall, Ramsay Hill, Doretta Johnson y Rex Lease.

    Sinopsis

    Stefan Brad (Louis Jordan), un pianista vienés que años atrás lograra la fama, pero que ahora se encuentra en pleno declive, recibe la visita de dos amigos que le anuncian que dentro de unas horas tendrá que enfrentarse en duelo a un terrible tirador. Minutos más tarde, John (Art Smith), su criado, le entrega una carta acompañada de una nota que indica que indica que fue escrita por un paciente de un hospital poco antes de fallecer. Stefan abre la carta, que le hace revivir uno de sus muchos episodios amorosos: Lisa (Joan Fontaine), una muchacha que vive en el piso contiguo al de Stefan, trabaja como modelo de una lujosa casa de modas; está profundamente enamorada del pianista, con quién se encuentra un día paseando por los alrededores de su casa. Él la lleva a cenar, luego a bailar y finalmente retornan al piso de ella. Al día siguiente el músico anuncia a Lisa que tiene que salir para Milán a dar un concierto, pero que regresará dentro de dos semanas. Para Stefan todo ha sido una aventura y cuando vuelve a Viena ha olvidado a la muchacha.

    Comentario

    Una de las cumbres del género melodramático y del cine en general, que adapta un relato de Stefan Zweig en torno a los recuerdos de un mujeriego concertista de piano, evocados por una carta enviada desde su lecho de muerte por una de sus numerosas conquistas, la cual todavía le sigue amando en la distancia. El director de origen alemán Max Ophüls sublimó todos los elementos melodramáticos de la obra de Zweig y realizó igualmente una impecable recreación ambiental de la Viena de principios de siglo. Por su parte, Joan Fontaine realizó la interpretación de su vida personificando a una mujer cuyo amor pasa inadvertido para un concertista de piano de vida disipada, personaje este último que se ajustaba perfectamente a las peculiaridades físicas e interpretativas del relamido Louis Jourdan. Los precisos y elegantes movimientos de cámara con grúa y dolly volvieron a erigirse en las inequívocas señas de identidad del director de Lola Montes.