A LA DERIVA (2006)

    3
    Titulo original: Open Water 2: Adrift
    Año: 2006
    País: Alemania
    Duración: 95 min.
    Dirección: Hans Horn
    Guión: David Mitchell y Adam Kreutner, con diálogos adicionales de Collin McMahon y Richard Speight Jr.
    Música: Gerd Baumann

    Intérpretes

    Susan May Pratt, Eric Dane, Ali Hills, Richard Speight Jr., Niklaus Lange, Cameron Richardson, Dane, Wolfgang Raach, Alexandra Raach, Alfred Cuschieri, Mattea Gabarretta, Luca Gabaretta, Christine Spasojevic, Dawn Frendo, Charlie Formosa, Alfredo Cutajar, Joe Formosa, Manuel Custo, Furto Grima, Costanzo Galea , Jeremy Formosa, Lorry Formosa y Edel Cauchi.

    Sinopsis

    Seis amigos se reúnen para realizar un crucero tropical a bordo de un lujoso yate propiedad de Dan (Eric Dane), el soltero y atrevido de toda la vida, que ahora sale con la guapa Michelle (Cameron Richardson). Parece que a Dan le ha ido bastante bien en los últimos años, lo que les hace a todos dudar de si Michelle está con él por su elegante y atractivo físico o por su presunta fortuna. Para celebrar el cumpleaños de su amigo Zach (Niklaus Lange), Dan invita a su grupo de antiguos amigos a un crucero en su yate. El extrovertido Zach llega al costero lugar de vacaciones mexicano en moto en compañía de su novia Lauren (Ali Hillis). Le sigue Amy (Susan May Pratt) y su marido James (Richard Speight Jr.) con su hija recién nacida, Sara (Mattea Gabarretta y Luca Gabaretta). Nada más salir a la mar, todo el grupo excepto su marido que sabe el motivo, encuentra un tanto extraño que Amy siempre lleve puesto su chaleco salvavidas. Amy tiene pánico al agua desde que de pequeña presenciara como su padre se ahogó en el océano. No obstante, la fobia de Amy no impide que todos se diviertan. El champán fluye libremente. Unas cuantas horas después de salir a la mar, el grupo echa el ancla cerca de un arrecife espectacular. El sol es abrasador, y deciden bañarse. Únicamente Dan y Amy se quedan a bordo, para que Amy pueda cuidar de su bebé. Como si se tratara de un capricho, Dan intenta enfrentar a Amy con su miedo lanzándola literalmente al agua. Él se tira después uniéndose al resto del grupo. Pero lo que comenzó como una broma, pronto se convierte en un fatídico error ya que descubren que se les ha olvidado echar la escalerilla antes de saltar al agua. El pánico y la furia se apoderan de todos ellos cuando desesperadamente, intentan subir a la cubierta. Está justo sobre sus cabezas, casi pueden alcanzarla, sin embargo, el casco exterior es demasiado alto y resbaladizo para poder escalarlo. Un impetuoso intento por trepar por el casco con un cuchillo de buceador acaba en un amenazador accidente cuando durante el intento, Dan casi mata a Zach. La tensión entre los amigos crece mientras esperan a ser rescatados. Desgraciadamente, la ayuda desde tierra no parece materializarse, y los barcos pasan de largo. Hora tras hora van a la deriva en el agua, mientras el paraíso tropical con sus magníficos arrecifes y agua cristalina amenaza con convertirse en su aguada sepultura. Pero la gravedad de la situación toca su punto más alto cuando oyen llorar a Sara que se encuentra a bordo.

    Comentario

    Basada en una historia real, “A la deriva”, dirigida por el alemán Hans Horn (hermano del compositor Peter Horn), cuenta el trágico suceso de seis amigos, que se reúnen para realizar un crucero tropical a bordo de un lujoso yate, y acaban luchando por sus vidas. La película, realizada con poco presupuesto y un excelente sentido del suspense, cuenta con poco más de media docena de actores, un yate y el inmenso océano. Hans Horn, tras estar trabajando en publicidad en Estados Unidos y viendo que allí tenía complicado rodar un largometraje, decidió regresar a Alemania para dirigirlo allí y, al igual que hicieron sus compatriotas Wolfgang Petersen y Roland Emmerich, regresar después a Estados Unidos. La película se rodó en aguas de Malta (que pasan por mexicanas) y la historia real en que se inspira el filme, le sucedió a un matrimonio americano.