La película de Benito zambrano es una terrible historia de posguerra que adapta la novela de Dulce chacón

La 59 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián ha presentado este mieércoles «La voz dormida», tercera de las películas españolas en concurso y una de las integrantes de la terna de la Academia de Cine que luchará por ser la designada para competir por el Oscar a la Mejor Película Extranjera.

La historia se desarrolla en el Madrid de 1940: Hortensia está embarazada. Fue detenida cuando intentaba ayudar a su marido (Felipe) que aún sigue luchando en la clandestinidad. Hortensia es juzgada y condenada a muerte. La ejecución no se llevará a cabo hasta que Hortensia dé a luz. Pepita, su hermana, ha salido de Córdoba para estar cerca de Hortensia y para hacerse cargo de su hijo cuando nazca. Pepita va todos los días a la prisión con el objetivo de que le entreguen el hijo de Hortensia, para que no lo den en adopción ni lo internen en un orfanato.
Con un excelente trabajo interpretativo de María León e Inma Cuesta al frente de un reparto en el que también están Marc Clotet, Daniel Holguín, Ana Wagener, Susi Sánchez y Berta Ojea. Para Benito Zambrano este es su tercer largometraje, tras «Solas» y «Habana Blues»